Publicidad
Dom Nov 19 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Domingo 09 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

“Zapatero a tus zapatos”

Detrás de su asiento en la oficina tiene un cuadro que retrata la tradición de esta industria. Una industria movida por los clavos, suelas, y las manos de artesanos que encajan a la perfección en uno de los sectores más representativos de Santander, el calzado.
Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL
Esta es una de las empresas del sector del calzado santandereano ‘más juiciosas’ a la hora de aplicar proyectos como la diversificación de mercados.
(Foto: Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL )

Está el retrato de un viejo zapatero que trabajaba en la fábrica de don Guillermo Montoya Correa, actual gerente de calzado Mandarina.
 
Esta empresa es una de las más representativas del sector, por su trayectoria y por consolidarse como una de las más juiciosas en la apertura de nuevos destinos de exportación luego del cierre de fronteras con Venezuela.

Igualmente consolida una gran trayectoria en la participación de reconocidas ferias del sector como Expoasoinducal’s en Bucaramanga y el International Footwear & Leather Show en Corferias, Bogotá.
Esta es su historia.

Tres empresas

Don Guillermo confiesa que desde pequeño siempre ha estado inquieto por tener sus propios negocios. Este caldense de nacimiento, tuvo su propio negocio a los 15 años, cuando vivía en Cali, y tenía un pequeño taller de estampación textil cerca del estadio, donde vendía escudos de equipos deportivos, cojines y camisetas.

Vivió en la capital valluna hasta los 17 años y llegó a Bucaramanga a trabajar con un tío suyo, Germán Correa Jaramillo, del almacén El Rey. De allí se contactó con Bernardo Soto Arenas de Agencia Wellco y posteriormente trabajó 11 años en esta agencia como vendedor júnior.

Buscando nuevamente la independencia decidió aliarse con su cuñado Jaime Ardila que actualmente tiene otra empresa reconocida de calzado en la ciudad.
Así que empezaron con un taller donde se hacían entre 5 y 6 docenas semanales.

La empresa en sociedad duró tres años y alcanzaron a hacer 3 mil pares mensuales. Sin embargo, la sociedad se disolvió, así que paralelo a este proceso ya estaba naciendo Belali Sport, una empresa enfocada a la fabricación de calzado de niña y dama.

Con esta empresa se empezaron a producir 100 pares de calzado semanales.

“Cuando yo me retiré lo primero que hice fue llegar a los clientes que ya tenía y también decidí salir con mis productos a otras parte del país, empezando por el occidente que ya lo conocía Pereira, Cali, Armenia, Ibagué, Neiva, Medellín. Inicialmente hice una correría sin saber y vendí mil pares y a la siguiente vendí unos tres mil pares y así fue aumentando. Llegó un momento en que todo lo vendían en el occidente”.

Pese al buen momento que vivía la empresa, la política trazada por el Gobierno Nacional no fue favorable para la empresa local.

 “Estuvimos casi 12 años hasta que llegó la apertura económica en el gobierno del señor Gaviria, cometió esta locura y dio al traste con la economía nacional, con la pequeña y mediana y hasta con la gran industria.

De estar produciendo en esa época casi 4 mil pares de zapatos, la producción se me bajó a mil. Los costos administrativos eran más altos y los costos de la empresa no se podían cubrir con esta producción. Los clientes empezaron a quedarse atrasados en los pagos, hubo clientes que tenían dos o tres almacenes y se redujeron a uno. Otros se quebraron totalmente acabaron su negocio y no tuvieron con qué pagarnos las cuentas que nos debían”, cuenta Montoya.  
Con este panorama poco optimista Montoya confiesa que estuvo a punto de retirarse del negocio y dedicarse a vender telas, que era por ese momento una buena inversión. Sin embargo, salió de un gran amigo suyo una vieja frase que aún tiene grabada en la memoria, “zapatero, a tus zapatos”.

“Me di cuenta que yo no me podía alejar del sector y que era lo único que sabía hacer por eso volvía a empezar”, asegura el empresario.
 
Belali llegó a tener 60 empleados y producir 6 mil pares de calzado para niña y para dama, la mayoría dirigidos al mercado nacional, y cerca de 10% en exportaciones destinadas a Panamá y Ecuador.

A raíz de la apertura, y por la reestructuración de la empresa, Belali pasó a ser Calzado Mandarina.

Tras 28 años en el oficio, asegura que pese a que nunca se imaginó estar en este sector tuvo éxito en ser independiente, lo que le ha dado mucha satisfacción ya que con ello pudo levantar una familia, que actualmente participa también en el crecimiento de Calzado Mandarina, su hija Laura en la parte de mercadeo y su esposa Beatriz Ardila quien maneja la planta de producción.

 Para Montoya Correa actualmente es más preocupante en este mercado la competencia con las empresas informales que la ‘invasión’ de los zapatos chinos.
 
“El producto importado no me preocupa porque nosotros tenemos diseño, calidad y confort, además de la variedad que podemos ofrecer en los pedidos. Mientras que con el mercado informal, al momento de ellos costear no tienen que incluir impuestos, prestaciones ni parafiscales”, aseguró.

El empresario recalca que el Gobierno no ha mirado la importancia que tiene el calzado y la marroquinería en Santander, ya que la industria no sólo genera empleo en la fabricación. “Nosotros jalonamos empleo casi a la par que la industria de la construcción y movemos casi un 25% de la carga que se mueve en Santander. A nosotros en vez de ayudarnos nos gravan con más impuestos, no nos dan facilidad en créditos.

Mercado actual

La empresa actualmente produce entre 4 mil y 5 mil pares mensuales de calzado y entre sus proyectos más importantes está seguir consolidándose en el mercado exterior a donde actualmente va dirigido casi 25% de las ventas. Para ello, participan en el proyecto de plataforma comercial que viene impulsando Proexport y Acicam para llevar los productos a Estados Unidos y posicionarse en el mercado de las boutiques.

Entre los destinos de exportación que se consolidan hoy está Ecuador, donde tienen un distribuidor, Centroamérica y Curazao.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad