Jueves 20 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

15 mil hectáreas de palma, afectadas por inundaciones

15 mil hectáreas de palma afectadas por la incidencia de las inundaciones, más de 20 mil reses que se han tenido que mover a las partes altas y otras 55 mil hectáreas dedicadas a la ganadería seriamente dañadas es el balance del invierno.
Marco A. Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
15 mil hectáreas de palma, afectadas por inundaciones
(Foto: Marco A. Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)

Este es el panorama  desalentador que dejaron las dos avalanchas del río Lebrija que se han vivido en la parte baja de Sabana de Torres y Rionegro, la zona agrícola y pecuaria más importante de Santander.


De acuerdo con el ingeniero agrónomo Rafael Rey Picón, los daños en el cultivo de palma han sido devastadores.


“Las aguas de las avalanchas son muy contaminantes y transportadoras de hongos y bacterias. Han llegado hasta el cogollo, el punto más delicado y vulnerable de la planta. El fruto se ha perdido y el poco que se ha recolectado se debe llevar en canoas a sitios secos para que posteriormente sea recogido por camiones y de ahí trasladarlos a las plantas de beneficio”, agregó.


Según el profesional, están seriamente afectados los cultivadores de palma de La Válvula, Montañitas, San José de Los Chorros en el bajo Rionegro y todas las siembras del Distrito de Riego, San Luis de Magará, Las Lajas, Las Tangas, Barranco Colorado y Caño Piruétano en Sabana de Torres.


Según José del Carmen Peña, ganadero de la zona, se han visto obligados a trastear los ganados a zonas secas, las cuales son casi imposibles de conseguir en la zona.


“Esos daños en el ganado son cuantiosos e irreparables. Con los precios actuales del ganado más estas mermas, y de paso, las fincas perdidas, es un duro golpe para nosotros”, agregó.


Además, dijo que por lo menos en la zona se han tenido que mover en camiones cerca de 20 mil reses.

Están quedando solas
Miller Tolosa, médico veterinario de Papayal, en el bajo Rionegro, dijo que ante la gravedad de las inundaciones, muchas de las fincas se están quedando solas.
“Hay un gran temor de otra avalancha. Ya van dos en una semana y se anuncia que viene otra, por lo que la gente prefiere cerrar y abandonar”, agregó.


Para el profesional, los problemas hasta ahora comienzan, ya que los ganados comenzarán  a enfermarse y los gusanos pueden tomarse las pocas praderas que quedan.


“Acá los daños son irreparables”, sentenció.


A lo anterior se suma, según Tolosa, el pésimo estado de las vías, como por ejemplo, el hueco de 80 metros que comunica a Papayal con San Luis de Magará, que a pesar de llevar seis meses no se hizo nada por taparlo.


“Además, al puente colgante que sirve de comunicación entre esas dos regiones, en esta oportunidad la avalancha le socavó seriamente la base derecha y es factible que si se presenta otra igual, se lo lleve”, manifestó.


Refinanciación


Si las avalanchas no dejan dormir a los productores de esta zona, las obligaciones crediticias sí que los tienen trasnochados.


Al unísono piden refinanciación.


Para José Vicente Arturo Ovalle, agricultor de la zona de La Válvula, en Rionegro, las avalanchas se han ensañado con sus siembras.


La ola invernal pasada se llevó sus dos cosechas de arroz y ahora la palma está bajo agua y la finca destruida.


“Llevo en la zona 45 años y nunca se nos había presentado una desgracia de tal magnitud. Le debo al Banagrario $190 millones y mire, no quedó con qué pagarle, por lo que pedimos la visita de una comisión para que mire los daños”, sostuvo.


En igual situación se encuentra Pablo Cubides, agricultor de Papayal, su cultivo de arroz ya no existe pero la deuda con la Cooperativa Crezcamos, persiste.


“De 15 hectáreas en mi finca, el agua solo me dejó descubiertas tres”, manifestó.

Publicada por
Contactar al periodista
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad