Publicidad
Sáb Ago 19 2017
20ºC
Actualizado 06:58 pm
Domingo 23 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

La educación, una empresa de formación humana integral

Nelly Lugo Galindo encontró la receta perfecta para combinar la pedagogía y la sicología en una empresa del sector educativo, que año a año con cada estudiante graduado y cada sonrisa, van llenando su vida de satisfacciones y metas logradas.
Fotos: Suministradas/VANGUARDIA LIBERAL
María Nelly Lugo y Gabriel Oviedo Flórez (Q.E.P.D.) fueron los fundadores del colegio hace 30 años.
(Foto: Fotos: Suministradas/VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Suministradas /VANGUARDIA LIBERAL
El aspecto humano y su práctica en la pedagogía han sido el sello del éxito de la institución.
(Foto: Fotos: Suministradas /VANGUARDIA LIBERAL )

Esta tolimense de nacimiento es la rectora y fundadora del Colegio Psicopedagógico Carl Rogers una institución educativa santandereana que cumple 30 años en su sector y es reconocida ampliamente por sus principios humanistas en pro de la educación de niños y jóvenes. Esta es su historia.

Entre risas Nelly Lugo cuenta que prácticamente el primer alumno inscrito hace 30 años en la institución fue su hijo Carlos Andrés Oviedo Lugo quien se desempeña actualmente como vicerrector del colegio. Para este entonces él tenía 3 años, la edad con la que esta visionaria de la pedagogía empezaba a educar niños, incluyendo los de 4 y 5 años.

Empezó con 80 niños a su cargo y con instalaciones muy modestas. Había adecuado el primer piso de su casa como jardín infantil mientras que utilizaba el segundo como vivienda.

Sin embargo, su historia viene desde mucho tiempo atrás. Según cuenta llegó a Bucaramanga, sin conocer a nadie, y gracias a su ex marido, (Qepd) quien la apoyó en todo momento para perseguir sin ataduras su sueño: tener una institución en la que se pudieran educar niños y jóvenes basada ante todo en valores humanos, y en el desarrollo de todo su potencial en habilidades con ambientes propicios para estimularlas.

“Mi esposo y yo trabajábamos en la Universidad Pedagógica de Bogotá. Fue a mí a quien me llegó la iluminación de poner esta institución aquí en Bucaramanga, por los viajes permanentes, ya que esta era la tierra de él. En nuestro trabajo, que era la formación de maestros, nos fuimos dando cuenta de que era también muy importante tener esa otra parte clave en la educación de los niños que eran los padres de familia, entonces quisimos reunir estos tres componentes.

“Así fue como hace 30 años iniciamos la institución preescolar. Recuerdo que muchos de nuestros amigos nos decían, pero ¿ustedes cómo se van a ir teniendo un trabajo estable? Ese era mi sueño y había que soltar todo aquello que teníamos”.

Así que dejando todo atrás y confiando en Bucaramanga, ya que la ciudad para ellos tenía ese ambiente en donde su idea de una nueva educación podría tener éxito, empezaron con ese nuevo proyecto.

“Mi esposo era sicólogo clínico y yo educadora con especialización en sicología, entonces teníamos esos elementos que definimos como importantes para iniciar con un programa de educación familiar. Eso fue la clave, porque los padres son un poco desorientados en la educación de los niños, e incluimos también a los abuelos y a las empleadas.

“Además de estos elementos, siempre para nosotros fue importante la calidad humana del docente. Este ha sido siempre el énfasis y la preocupación nuestra, desde su comportamiento, su lenguaje verbal y no verbal e igualmente a los padres, porque también los tenemos que educar”, añadió la pedagoga.

Fue así como poco a poco, y basados en la filosofía del humanista Carl Rogers, fue creciendo el jardín, pero eso sí, sin dejar de lado los principios, que siempre se han mantenido en el desarrollo de la autoestima, la empatía y la autenticidad.

Este mismo crecimiento del jardín llevó a Nelly a tener que hacer sus propios sacrificios, como renunciar a su decanatura en la facultad de educación de la Universidad Autónoma de Bucaramanga para ver crecer su sueño. Posteriormente logró iniciar los trámites para poder operar con la primaria. “En una casita antigua en la sede principal, donde estamos hoy ubicados, fue que nació la primaria, con primero, segundo y tercero. Esto era una casa con muy poca comodidad y ya con el tiempo, con préstamos y reinversión, empezamos a construir para hacer primaria”, puntualizó.

En los 10 primeros años de funcionamiento contaban ya con primaria y bachillerato y la primera promoción de bachilleres se graduó en 2002.

Tratar la relación de los padres y si es el caso problemas de pareja, también es uno de los objetivos de la institución que busca atender integralmente a la familia en la educación de jóvenes y niños.

En el proceso de consolidación de la institución tanto sus hijos, Carlos con su esposa y Gabriel Fernando Oviedo, como su familia, especialmente sus hermanas, han sido parte importante.
 
Crecimiento sostenido

Hay varios aspectos que esta pedagoga rescata como valiosos para el crecimiento del colegio. Entre ellos la credibilidad de la comunidad.

“Lograr que los padres se involucren responsablemente en la educación de sus hijos también ha sido un obstáculo que hemos venido superando. Pero este es el valor agregado del colegio. Aquí se trabaja con la familia y con el entorno que tiene el estudiante”, comentó Carlos Oviedo, vicerrector del colegio.

También destacan que han podido lograr un crecimiento sostenido de la institución desde el aspecto corporativo y financiero a pesar de no contar con el aporte de alguna comunidad religiosa o alguna institución.

“No es un colegio costoso para el rango de Bucaramanga, por lo que además también ha sido un reto reinvertir el capital en la ampliación y adecuación de las instalaciones”, añadió el vicerrector.  El crecimiento en la infraestructura también es notorio, mientras que hace 30 años empezaron adecuando una antigua casa, la expansión del colegio los ha llevado a adquirir para sus instalaciones 8 lotes adicionales ubicados en el sector de la carrera 25 con 31, donde actualmente se ubica su sede principal.

Adicionalmente, y con base en el estudio de las necesidades de los padres de familia y su preocupación por la formación integral de sus hijos, el colegio se ha puesto como meta entre sus proyecciones el desarrollo de sedes especializadas. Entre ellas se destaca la sede maternal (caminadores, párvulos y pre-jardín) que funciona desde hace un año aproximadamente.

“En busca de adaptarnos a esas necesidades de los padres, adicionalmente a la jornada única que se cumple, los chicos en el colegio tienen la oportunidad de almorzar si lo requieren y de asistir en la tarde a los talleres de refuerzo de tareas programados. Nos hemos venido adaptando, como todas las empresas, a la dinámica de las personas”, dijo el vicerrector.

Dentro de los nuevos proyectos que desarrolla el colegio está profundizar en el desarrollo y aprendizaje de nuevos idiomas. En esta perspectiva un grupo de jóvenes de bachillerato viajará durante más de un mes para realizar un intercambio académico con una entidad en Canadá.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad