Publicidad
Dom Oct 22 2017
21ºC
Actualizado 07:53 pm
Domingo 30 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

De la venta de un jacuzzi, a planta de producción propia

Cuando recuerdan cómo empezaron, simplemente fluyen risas.
César Flórez/VANGUARDIA LIBERAL
Un ingeniero Financiero y un ingeniero civil le apostaron a crear su propia empresa en Santander: Hidrospa.
(Foto: César Flórez/VANGUARDIA LIBERAL )

Comenzaron en una oficina pequeña, tenían un jacuzzi exhibido y ellos mismos se encargaban de todas las tareas y oficios del local, lo que significaba ser vendedores e incluso hacer domicilios, si lo requerían.

El local se ubicaba en el kilómetro 4 de la autopista entre Bucaramanga y  Floridablanca, donde actualmente en su fachada se aprecia lo que han crecido como empresarios.

Álvaro Javier Sánchez y Óscar Eduardo Bohórquez se conocen desde el colegio y pese a que su amistad los mantuvo unidos durante muchos años, el destino los juntó también para ser socios.

Ellos dirigen la empresa Hidrospa, que concentra sus operaciones en Bucaramanga y que dado a su desarrollo ya se extendió a Bogotá; tienen un punto de distribución  con una empresa aliada y adicionalmente una sede propia de ventas en Pereira.

Fue así como pasaron de vender jacuzzis y tinas a montar una planta de producción en la ciudad, donde se construyen en promedio 25 jacuzzis mensualmente que son distribuidos en las principales ciudades del país.

Su visión de negocios es tal que entre sus planes a corto plazo está la producción y comercialización de líneas de calentamiento eléctricas y a gas para grandes construcciones.

Su trayectoria y calidad los han consolidado como proveedores para reconocidas firmas constructoras del departamento y el país.

Su historia

Este par de santandereanos se le midieron a un negocio complicado, ya que reconocen que los jacuzzis, piscinas, saunas y baños turcos no son productos de primera necesidad, pero debido al auge de la construcción han ganado terreno en la región.

 “Vimos que en la ciudad sólo había una empresa que ofrecía la instalación de jacuzzis. Empezamos a investigar el tema y vimos que la infraestructura que se necesitaba para establecer este tipo de fábricas no era muy complicada, por lo que después de abrir el punto de venta, empezamos a fabricar y construir directamente los productos”¸ asegura Óscar, quien añade que tras esto, la empresa continuamente ha tenido reinversión de capital y utilidades para mejorar los procesos de fabricación.

El sueño de ser independientes laboralmente fue el motor para impulsar su propia empresa.

 “Tuvimos nuestro primer empleo y salimos con muy malas experiencias, entonces siempre estábamos buscando la forma de crear un negocio propio”, aseguró Óscar.

La ingeniería, punto de partida

Además de su entrañable amistad, sus profesiones se convirtieron en la pócima a la medida para escalar con éxito en el mercado.

Por un lado, Óscar es ingeniero civil y se encarga de aplicar la ingeniería y técnica a todos los proyectos.

Álvaro, por su parte, es ingeniero financiero y se encarga de coordinar los aspectos administrativos de la empresa.
 
Combinar la ingeniería financiera y civil los ha llevado también a que su empresa tenga el equilibrio perfecto entre precios asequibles y calidad en los productos.

Innovación, la clave

En el proceso de creación de empresa también han entendido que la innovación es la clave para mantenerse en la industria.

“Los jacuzzis en Colombia se venden con modelos de hace 20 o 25 años. Si uno ve las grandes empresas del país que se dedican a este mercado, básicamente observa que se conservan las mismas piezas. Nosotros hicimos el esfuerzo de innovar en este aspecto e importar piezas que nos llevó a crear seis modernos diseños exclusivos”, asegura Álvaro.

Productos a la medida

Sus diseños modernos y acoplados a las nuevas estructuras les han dado ventajas en el mercado como instalación de los productos en menos de 15 días.

Otro de los desarrollos de la empresa es la creación de 4 líneas de producción que incluyen: jacuzzis, piscinas, hamas (equipos generadores de vapor) y saunas en materiales exclusivos como poliéster reforzado en fibra de vidrio. Además, se caracterizan por ser amigables con el medio ambiente.

“La idea es que el agua se pueda tratar y reciclar sin ninguna complicación, así mismo se puede calentar”, explica Álvaro.

La empresa ha participado en ferias nacionales como Expoconstrucción en Bogotá y Construexpo en Pereira, en donde han buscado ganar reconocimiento.  

“Estamos prácticamente en los mismos niveles de los jacuzzis tipo americano, con un precio casi a la mitad de lo que se puede cotizar de esta clase”, dice Óscar.

En cifras

Los jacuzzis tipo americano en el país se conseguían con precios que superaban los $20 millones hace 10 años. Sin embargo con el esquema de la empresa, dichas estructuras se pueden conseguir desde $2 millones con capacidad para una persona, hasta $17 millones con capacidad para 10 personas.

Actualmente la empresa construye 25 estructuras en promedio mensual que representan ingresos entre los $80 y $90 millones.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad