Publicidad
Sáb Dic 16 2017
25ºC
Actualizado 10:29 am
Miércoles 02 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Animales con exceso de grasa no entran a pista

Hace unos años, se veían en las pistas animales muy gruesos, anchos y de gran volumen.
Jaime Del Río/VANGUARDIA LIBERAL
A cada animal se le hace una ecografía para medir su grasa, si se pasa de los parámetros establecidos, no puede competir.
(Foto: Jaime Del Río/VANGUARDIA LIBERAL)

Sin embargo, cuando caminaban se veían flojos de musculatura y además, mostraban una especie de “celulitis” que florecía en sus ancas y piernas.

Eran animales muy engrasados producto de una sobrealimentación, la cual se aleja de los parámetros para obtener un animal en condiciones naturales.

Proliferaba el exceso de alimento concentrado, las inyecciones y los estimulantes del apetito vía oral.

Al  final se obtenía un animal sobredimensionado y con graves problemas que van desde la reproducción hasta los aplomos. Frente a esa problemática, la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Cebú, Asocebú, determinó efectuarle a cada animal que sale a pista una prueba de grasa a través de una ecografía, determinación que se inició en la Feria de Medellín de 2011.

De acuerdo con el Médico Veterinario Ariel Jiménez Rodríguez, de Asocebú, a cada animal se le toman dos imágenes: una que mide la grasa en el lomo y otra en el anca.

“Se pasa un informe para cada ganadero y otro para el juez de la competencia. La grasa no puede exceder los 17 milímetros de grosor, ya que al pasarse puede llegar a representar el 33% del peso del animal. Lo que se pretende es que los animales expresen genéticamente su capacidad muscular, es decir, más carne y menos grasa. Se buscan ejemplares que proporcionen verdaderos canales de carne sin una grasa excesiva”, agregó.

Confort, hay competencia
La temperatura esta alta en Cenfer, por lo que a las vacas participantes en el concurso lechero se busca la forma de brindarles una mayor comodidad.

Es el caso de los 5 ejemplares gyr de la hacienda El Tesoro, de La Dorada, Caldas, donde se les acondicionaron dos grandes ventiladores para que su ambiente esté más fresco y puedan comer con más tranquilidad.

De acuerdo con el médico veterinario José Manuel Vega, los ejemplares comenzaron hoy las pruebas.

“Sus ubres fueron escurridas y serán sometidas a seis ordeños para de ahí, sacar la ganadora”, puntualizó.

Florecen problemas
Un animal engrasado no solo da malos canales, sino que presenta una serie de problemas que tienen que ver con su reproducción.

Según Jiménez Rodríguez, de Asocebú, esas dietas  alimenticias que llevaban al sobrepeso de los animales, no son confeccionadas por profesionales y estaban generando problemas digestivos, acidez ruminal, cojeras y desaplomos.

En las hembras se tenían inconvenientes en el parto, cetosis, malas ovulaciones y síndrome de la vaca obesa. En los toros, además, se presentaban graves inconvenientes de infertilidad.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad