Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 06:40 pm
Domingo 27 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

El Lebrija partió en dos la parte baja de Sabana

En el sitio conocido como Monterrojo, en un principio, el Lebrija rompió 100 metros de la muralla. Hoy ese boquete tiene más de 600 metros, lo que significa que más de la mitad del caudal de ese río tomó otro rumbo.
Marco Antonio Rodríguez P./VANGUARDIA LIBERAL
El Lebrija partió en dos la parte baja de Sabana
(Foto: Marco Antonio Rodríguez P./VANGUARDIA LIBERAL)

Como consecuencia, literalmente, el Lebrija partió en dos la parte baja de Sabana de Torres, una de las regiones más ricas de Santander debido a su alta producción agrícola y ganadera.

Hoy están inundadas por encima de 25 mil hectáreas en la que hasta hace uno meses, era una de las despensas alimenticias más significativas de Santander.

De acuerdo con Gerardo Aranda, ganadero de la zona, esas aguas del Lebrija van a dar a Caño Vélez y seguidamente caen a Caño Bejuco para terminar su recorrido arrasador en la Ciénaga de Chocoa, frente a San José de Los Chorros, en la parte baja de Rionegro.

"Lo anterior significa que la parte baja de Sabana quedó fraccionada en dos, incluso, hay fincas y cultivos de palmeras que ahora, con el nuevo trazado de las aguas, quedaron al otro lado del río; es decir, totalmente incomunicadas", agregó.

Vanguardia Liberal recorrió "el nuevo trazado" de las aguas y se encontró con explotaciones ganaderas que ahora solo tienen como visitantes garzas y patos, cuando anteriormente eran pastura para bovinos.

Los potreros se han convertido en lagunas y hay fincas donde el agua se quedó estacionada y lleva más de 8 días sin correr. Es pérdida total.

Según Don Alfredo, un vaquiano de la región, en los últimos días se han presentado inundaciones nunca vistas en los últimos 40 años. "Magará duró 8 días llena de agua", dijo.

Para los ganaderos, palmeros y cultivadores las pérdidas en la zona son incuantificables.

"A cada momento ve uno por los caminos los ganados para arriba o para abajo. Esto es una locura", agregó don Alfredo.

El Cáchira, la amenaza

Otra de las zonas que está en el filo de la navaja es el bajo Rionegro. El río Cáchira volvió a romper las murallas de contención y amenaza con inundar la totalidad de San Rafael de Lebrija.

De acuerdo con Nelcy de Gualdrón, líder comunitaria, en "la situación es más que preocupante. Aguas del Cáchira ya han inundado un barrio y si se llega a romper una muralla que protege el pueblo, nos volverá a inundar como la vez anterior donde más de 80% del pueblo quedó bajo agua".

Para los pobladores de esa localidad, las ayudas para la reparación de las obras son insignificantes, pues tiene más valor el movimiento de la maquinaria que el trabajo de mitigación.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad