Publicidad
Lun Nov 20 2017
20ºC
Actualizado 07:09 pm
Sábado 28 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Empresarios con visión pedagógica le apuestan a la competitividad de la industria de la región

Capacitar a empresarios y operadores del sector joyero en Santander, fue una de las necesidades que llevó a que hace 14 años se conformara la Corporación Escuela Tecnológica del Oriente.
Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL
Empresarios con visión pedagógica le apuestan a la competitividad de la industria de la región
(Foto: Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL )

Precisamente fueron 12 empresarios del sector los que se decidieron a estructurar un programa de formación que ayudara a capacitar personal específicamente en técnicas como microfusión, prototipado y engaste.

Y es que en la ciudad existían cerca de 500 talleres de joyería que requerían de formación y modernización.

Con ayuda de asesores en el campo de la educación el proyecto pasó de la idea al papel en casi tres años y gracias al registro calificado aprobado por el Ministerio de Educación Nacional, esta entidad se convirtió en la primera escuela tecnológica del país, de las cuatro que existen actualmente.

Los primeros graduados

La Corporación inició con un taller de joyería ubicado en la calle 24 con carrera 28, de donde se graduó la primera cohorte de 18 tecnólogos en joyería.
Sin embargo, para que la escuela pudiera subsistir tuvieron que ampliar sus programas más allá de la formación joyera.

Se inclinaron por ofrecer programas acreditados afines con el sector minero y con el manejo del medioambiente.

Así mimo se empezó a abrir la corporación a la formación y mejoras en las prácticas pedagógicas.

 “La Corporación contribuyó en su primera etapa a dar respuesta a estas necesidades, entonces gestionó ante el Ministerio de Educación Nacional otros programas como Tecnología en Joyería, posgrados en  Gemología y Tasación de Joyas, y adicional a éstos se sumaron otros como Administración de Empresas Mineras, Administración de Sistemas de Gestión ambiental, Auditoría y Estudios de Impacto Ambiental”, aseguró el rector de la entidad Wilson Jaimes Martínez, quien es reconocido por su trayectoria en la docencia en varias instituciones de Educación superior del departamento.

Precisamente uno de los primeros impulsos que tuvo la corporación fue la realización de un convenio  con la Universidad del Tolima, “fue fundamental para desarrollar los programas de Posgrado en Pedagogía para el Desarrollo del Pensamiento Infantil y Gerencia de Instituciones Educativas”, dijo Jaimes Martínez.

Pese a que la corporación nació con el objetivo de brindar competitividad al sector joyero, este interés fue quedando atrás ya que poco después el Sena dio apertura a programas similares.

La corporación, tanto en sus programas propios como a través de los convenios con las diferentes universidades públicas del país, ha graduado más de 3.600 profesionales, entre ellos se destaca el especialista Hólguer Cruz, Gran Maestro Compartir del año 2010.

Se revive el pulso
Según cuenta el rector de la entidad, la escuela tecnológica tuvo casi cuatro años de receso de actividades, donde el número de estudiantes se redujo sustancialmente debido a los inconvenientes de políticas de dirección.

Sin embargo, desde hace 4 años volvió a tomar un fuerte impulso con una nueva política en su junta directiva.

Actualmente, la entidad cuenta con más de mil estudiantes en los programas propios y en los desarrollados mediante convenios.

“Nos distinguimos porque queremos permitir que el conocimiento llegue a todos los ciudadanos y para ello no solamente tenemos la mejor calidad sino un costo favorable que nos permite llegar a todas las personas”, aseguró el rector.

Otro de los aspectos que recalca el pedagogo es que los programas con los que trabajan y con los que pretenden incursionar, responden a los planes de desarrollo del departamento.

Siguiendo esta política darán apertura a la formación en campos como  agronomía y salud.

Igualmente quieren incentivar de nuevo el desarrollo de la joyería. Para ello cuentan con uno de los mejores talleres de formación en este campo de Latinoamérica, destacándose por la fundición de metales con rayos láser, uso de soldadura contaminante, y el reciclaje completo del agua que se utiliza en los procesos.

Diana c. león durán
dleon@vanguardia.com
Capacitar a empresarios y operadores del sector joyero en Santander, fue una de las necesidades que llevó a que hace 14 años se conformara la Corporación Escuela Tecnológica del Oriente
Precisamente fueron 12 empresarios del sector los que se decidieron a estructurar un programa de formación que ayudara a capacitar personal específicamente en técnicas como microfusión, prototipado y engaste.
Y es que en la ciudad existían cerca de 500 talleres de joyería que requerían de formación y modernización.
Con ayuda de asesores en el campo de la educación el proyecto pasó de la idea al papel en casi tres años y gracias al registro calificado aprobado por el Ministerio de Educación Nacional, esta entidad se convirtió en la primera escuela tecnológica del país, de las cuatro que existen actualmente.

Los primeros graduados
La Corporación inició con un taller de joyería ubicado en la calle 24 con carrera 28, de donde se graduó la primera cohorte de 18 tecnólogos en joyería.
Sin embargo, para que la escuela pudiera subsistir tuvieron que ampliar sus programas más allá de la formación joyera.
Se inclinaron por ofrecer programas acreditados afines con el sector minero y con el manejo del medioambiente.
Así mimo se empezó a abrir la corporación a la formación y mejoras en las prácticas pedagógicas.
 “La Corporación contribuyó en su primera etapa a dar respuesta a estas necesidades, entonces gestionó ante el Ministerio de Educación Nacional otros programas como Tecnología en Joyería, posgrados en  Gemología y Tasación de Joyas, y adicional a éstos se sumaron otros como Administración de Empresas Mineras, Administración de Sistemas de Gestión ambiental, Auditoría y Estudios de Impacto Ambiental”, aseguró el rector de la entidad Wilson Jaimes Martínez, quien es reconocido por su trayectoria en la docencia en varias instituciones de Educación superior del departamento.
Precisamente uno de los primeros impulsos que tuvo la corporación fue la realización de un convenio  con la Universidad del Tolima, “fue fundamental para desarrollar los programas de Posgrado en Pedagogía para el Desarrollo del Pensamiento Infantil y Gerencia de Instituciones Educativas”, dijo Jaimes Martínez.
Pese a que la corporación nació con el objetivo de brindar competitividad al sector joyero, este interés fue quedando atrás ya que poco después el Sena dio apertura a programas similares.
La corporación, tanto en sus programas propios como a través de los convenios con las diferentes universidades públicas del país, ha graduado más de 3.600 profesionales, entre ellos se destaca el especialista Hólguer Cruz, Gran Maestro Compartir del año 2010.

Se revive el pulso
Según cuenta el rector de la entidad, la escuela tecnológica tuvo casi cuatro años de receso de actividades, donde el número de estudiantes se redujo sustancialmente debido a los inconvenientes de políticas de dirección.
Sin embargo, desde hace 4 años volvió a tomar un fuerte impulso con una nueva política en su junta directiva.
Actualmente, la entidad cuenta con más de mil estudiantes en los programas propios y en los desarrollados mediante convenios.
“Nos distinguimos porque queremos permitir que el conocimiento llegue a todos los ciudadanos y para ello no solamente tenemos la mejor calidad sino un costo favorable que nos permite llegar a todas las personas”, aseguró el rector.
Otro de los aspectos que recalca el pedagogo es que los programas con los que trabajan y con los que pretenden incursionar, responden a los planes de desarrollo del departamento.
Siguiendo esta política darán apertura a la formación en campos como  agronomía y salud.
Igualmente quieren incentivar de nuevo el desarrollo de la joyería. Para ello cuentan con uno de los mejores talleres de formación en este campo de Latinoamérica, destacándose por la fundición de metales con rayos láser, uso de soldadura contaminante, y el reciclaje completo del agua que se utiliza en los procesos.
Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad