Jueves 24 de Noviembre de 2016 - 04:55 PM

Tres mil tabacaleros de Santander marcharían contra la reforma tributaria

El tabaco es el cultivo de las familias más pobres del agro en Santander; es una economía familiar y de minifundio.
Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL
Los campesinos dicen que los están obligando a dejar el cultivo de tabaco, pero a la hora de la reconversión agrícola, el Gobierno Nacional no tiene una sola propuesta viable.
(Foto: Suministrada/ VANGUARDIA LIBERAL)

Este jueves, aproximadamente 500 campesinos marcharon de manera pacífica en San Gil para protestar contra la reforma tributaria que hace tránsito en el Congreso de la República y que grava el consumo de cigarrillo.

Estos campesinos provenientes de los ocho municipios cultivadores de la hoja de tabaco en Santander (Aratoca, Jordán, Villanueva, Barichara, Cabrera, Valle de San José, Pinchote y Curutí), esperan ser atendidos por el Ministerio de Agricultura o de lo contrario, tal y como lo manifestaron, en 15 días realizarán otra  marcha en la que estarían,  por lo menos, 3 mil cultivadores de esa región de Santander.

De acuerdo con Luis Felipe Vesga Aparicio, cultivador de tabaco en San Gil, la “reforma tributaria es un atropello contra los productores. Es que de verdad, ya ni trabajando lo dejan a uno quieto. Le pedimos al Gobierno Nacional que tienda los ojos sobre nosotros porque el tabaco es el cultivo con el que sobrevivimos ocho municipios de esta zona de Santander.

Este campesino se preguntó: y si las empresas cierran las compras, ¿quién nos lo comercializará?

Toda una vida

Para Juan Álvarez Viviescas (tiene 78 años y 60 cosechas de tabaco sobre su espalda, es decir, toda la vida en ese oficio), el impuesto adicional al consumo del cigarrillo los afecta de manera directa pues le abre las puertas al contrabando e importación de hoja de tabaco.

“Nosotros bregamos mucho y vamos a perder los derechos a seguir cultivando con esos impuestos indirectos. No nos renta mucho, pero es el sustento; es decir, nos van a quitar la comidita, nos quieren sacar del mercado como si no fuéramos colombianos”, agregó.

Economía campesina

Según Carlos Millán Valderrama, secretario de agricultura de San Gil, los productores de tabaco buscan que el Gobierno Nacional no grave el consumo del cigarrillo, pues es un impuesto indirecto que repercutirá en ese sector, donde están los campesinos más pobres del agro en el país, ya que se trata de economía de minifundio. Además, dijo que las inquietudes serán trasladas al Gobierno Departamental y al Ministerio de Agricultura con el fin de buscar una solución.

“Lo cierto es que estamos hablando de uno de los sectores más pobres del agro en Santander, que obtiene sus sustento de la cosecha de la hoja de tabaco”, agregó.

Contrabando

Para Heliodoro Campos Castillo, gerente de la Federación Nacional de Tabacaleros, Fedetabaco, el pretender subir  400% el impuesto al consumo de cigarrillo, es enterrar el cultivo de tabaco en Colombia.

El Directivo dijo que está evidenciado que cuando los impuestos al cigarrillo se incrementan, históricamente se tiene, de manera inmediata, el incremento del contrabando.

“Se afecta de manera directa  el sector primario (campesinos productores), ya que se mermaría sustancialmente la demanda de hoja nacional por parte de las empresas”, agregó.

Campos Castillo dijo que ese nuevo tributo afectaría a unas 6 mil familias en Santander y a otras 10 mil en todo el país que se dedican a ese cultivo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad