Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:03 am
Domingo 19 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

¿Se está recalentando la economía?

El recalentamiento de la economía colombiana es un tema del que se ha comenzado a hablar en diferentes sectores del país. Algunos aseguran que efectivamente existe este fenómeno, mientras que otros aseguran que no es cierto y que Colombia soporta más crecimiento sin problema.

Sin embargo las alertas las han encendido hechos como un crecimiento de más del 7% en uno de los trimestres del año anterior, el aumento del crédito de los hogares nacionales e incluso el precio de la vivienda.

El analista y catedrático Eduardo Sarmiento asegura que efectivamente la economía nacional se está recalentando, e incluso habla del “rompimiento de la burbuja en que vivimos”.
“Las señales del recalentamiento son claras; de un lado tenemos el incremento acelerado del precio de la vivienda; segundo la expansión del crédito y tercero el déficit de la balanza de pago. Efectivamente hay recalentamiento”, anotó Sarmiento.

Agregó que la situación se debe a que hay un burbuja generada por la revaluación; “estamos en una economía artificial basada en la minería y el dólar”, explicó.

Para el experto la solución está en bajar las tasas de interés, y detener de alguna forma la entrada de capitales indiscriminados.

“Pero el Banco de la República en vez de bajar las tasas o mantenerlas igual, decidió subir las tasas y hacer al país más atractivo para algunos inversionistas, con el riesgo de romper la burbuja y que todo se venga abajo”, explicó Sarmiento.

Voces en contra

Sin embargo, para otros analistas económicos no es cierto que haya un recalentamiento de la economía, y el país aún tiene margen de crecimiento.

El profesor de la Universidad Javeriana César Ferrari defiende la opinión de que no hay motivos para preocuparse. “Considero que no hay señales de alarma; Colombia está creciendo a muy buen ritmo pero no es una cifra demasiado alta; un 5% es una crecimiento saludable, no escandaloso”, explicó.

Dijo además que aunque la inflación creció un poco al final del año pasado, no es una tasa alarmante sino que se mantiene dentro de los límites que siempre ha tratado de cuidar el Banco de la República.

“Y si bien es cierto que el crédito y consumo de los hogares está aumentando, su nivel no es demasiado alto en comparación con economías como la chilena. Es muy difícil argumentar que estamos llegando a la saturación”, agregó Ferrari.

Julián Cárdenas, de investigaciones económicas de ING, coincide con la opinión de Ferrari en que estamos lejos de un recalentamiento. “Uno no puede mirar sólo un trimestre de la economía y escandalizarse por una cifra del 7%; hay que mirar en conjunto el por qué de ese crecimiento y ver que está bien fundamentado”.

Para Cárdenas, en Colombia mejoró la calidad de vida de la gente; los índices de desempleo disminuyeron, la inversión no es exclusiva de minas y energía, sino que también creció hacia otras áreas. “La calidad de vida de los colombianos mejoró; hace un par de años el promedio que ganaba una persona por año era de 7.000 dólares, esta vez es de 10.000 dólares, la clase media tiene más capacidad adquisitiva”.

Y allí, asegura, es cuando entra en juego el consumo, pues si hay más dinero, la gente adquiere más cosas. “Pero también hay que tener en cuenta que no es endeudamiento en cosas superfluas, la gente está adquiriendo cosas que le están ayudando a producir, a mejora su vida, y eso mejora aún más el ciclo”.

Aseguró que “el crecimiento de la economía colombiana sigue robusto, liderado por la inversión y el consumo. En particular es importante señalar que en el tercer trimestre de 2011 la economía registró uno de los crecimientos más pronunciados desde finales de la década de los setenta y a diferencia de los trimestres recientes, el crecimiento estuvo liderado por la inversión y no por el consumo. Para 2011, el Emisor espera un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) superior a 5.5 por ciento y para el 2012 entre 4 y 6 por ciento. Con respecto a lo anterior, considero altamente probable observar un crecimiento superior al 6 por ciento en 2011 y para 2012 entre 5.5 y 6.5 por ciento.

Desde mi punto de vista, la diferencia entre estas estimaciones consiste en que la economía colombiana está relativamente protegida a la turbulencia internacional y que aún en 2012 gozará de tasas de interés históricamente bajas. El efecto de los primeros incrementos de tasas de interés (los cuales iniciaron en febrero de 2011), desde un mínimo histórico de 3 por ciento, se empezará a sentir entre el segundo y tercer trimestre de 2012. Es decir, los aumentos que se realicen durante el 2012 tendrán efecto en la economía hasta 2013 y 2014.

Desde mi punto de vista, el buen comportamiento del PIB no es pasajero y el comunicado confirma mis sospechas. La estructura de la economía colombiana ha cambiado para bien, lo que permite pensar que Colombia cuenta con una mayor capacidad y por consiguiente, con un riesgo menor en el corto plazo de sufrir presiones sobre los precios. Lo anterior le puede dar un espacio adicional al Emisor para incrementar las tasas de interés sin temor a frenar, con freno de mano, la economía en un entorno internacional incierto. Por otro lado calma a los inversionistas y analistas frente a los precios debido a los excesos de capacidad que puede seguir disfrutando la economía.

Así, considero que tenemos una economía que sorprende por su fortaleza porque tiene un chasis diferente, que le permite tener un motor con mayor caballaje y sus emisiones de gases (inflacionarios) son menos contaminantes para toda la economía. Hoy, la mayor inversión en nuevos cilindros y ejes de leva, le garantizan un mejor funcionamiento y una estructura de empleo con mayor demanda y mayor número de ocupados. Es decir, mayores pasajeros disfrutando del rally”.

¿QUÉ ES?

Dícese que una economía está recalentada cuando ella crece a altas tasas anuales que generan fuertes presiones inflacionarias y desajustes temporales en el mercado de trabajo. El recalentamiento es una expresión extrema de la fase expansiva del ciclo económico que puede generar el riesgo de una fase recesiva de características más agudas.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad