Publicidad
Vie Ago 18 2017
22ºC
Actualizado 09:54 pm
Domingo 22 de Abril de 2012 - 12:01 AM

La infraestructura vial en Colombia es a “paso de tortuga”

Gerardo Figueroa, un empresario colombiano que visitó recientemente Chile quedó sorprendido. Una carretera que aún no existía hace ocho meses, cuando estuvo allá, estaba completamente lista y habilitada el mes pasado cuando volvió.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Su pregunta se la hacen muchos colombianos, ¿por qué las obras aquí son eternas, mientras que en otros países parecen realizarse a velocidad record?
Hay muchas respuestas, para algunos, la respuesta está en la corrupción, para otros en la falta de planeación, y algunos aseguran que las condiciones de clima y geografía del país tienen culpa en la lentitud de las obras.


A retazos


Un ingeniero civil quien pidió reserva de su nombre, y quien ha realizado algunas obras de vías en el país asegura que la falta de planeación es el gran problema.


“Se hace una obra sin estudios previos, sin planificación de lo que se va a hacer y cómo. Entonces en el transcurso de la obra comienzan a aparecer cosas que faltaron; por ejemplo que no se tuvo en cuenta que por allí pasaba una tubería, que es zona de hundimiento, entre otras muchas cosas, entonces el proceso que debía demorar una año demora tres”, aseguró.


Efectivamente el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, lo ha admitido públicamente: “Obra que no está bien planeada deriva en dificultades. Si no se tienen los estudios completos, se licita con los ojos vendados.


“El otro problema son las adjudicaciones a retazos; aunque se supone que está prohibido por ley, se busca la forma contractual para que cada tramo parezca con objetivo diferente, esto es para cumplir con compromisos y que el contratista gane. Esto es para evadir la selección objetiva y favorecer a varios contratistas.”, aseguró el ingeniero consultado por Vanguardia Liberal.


Y es claro también que los atrasos generan dinero para los constructores. El supervisor de una obra en Bogotá, quien pidió también omitir su nombre, aseguró que demorar el trabajo permite ganancias adicionales. “Los atrasos de las obras se han convertido en un gran negocio. Cada día de más en los campamentos de trabajo se traduce en sobrecostos y en demandas que desangran al Estado”, dijo.


La Cámara Colombiana de Infraestructura admite que el retraso es rey en el país y asegura que es necesario que el gobierno tome prontas medidas. “El  gobierno  nacional  debe  hacer  una  revisión cuidadosa  de  los  resultados,  pues  para dinamizar  el  sector  no solo  requiere    aumentar  los  flujos  anuales  de  inversión,  sino mejorar la velocidad de ejecución de las apropiaciones presupuestales de cada vigencia. A pesar  de  la  dinámica  demostrada  por entidades  como  Invias  en  los  últimos  meses,  es evidente,  según  el  propio  Ministerio  de  Hacienda,  que  ese  instituto,  que  es clave  para  la dinámica del sector, no alcanzó los niveles esperados de ejecución, registrando tan solo un 67% al finalizar el año anterior”, explicaron.


Topografía


Para otros expertos en el tema el problema de Colombia, además del “ritmo” para la consecución de la financiación, pagos y realización efectiva de las obras, es el clima y la topografía.


Pedro Luis Peña, ingeniero civil español con experiencia en obras civiles en Europa, asegura que no es lo mismo trabajar en un lugar donde el verano son varios meses y saben que no lloverá, a trabajar en otro en el que llueve todo el año, es atravesado por tres cordilleras y se tienen montones de ríos.


“La geografía de Colombia no es fácil; la montaña exige trabajo especial que se hace más difícil debido al clima que poseen”, aseguró.


Admitió además que el retraso en la construcción se debe a factores como la centralización de la tecnología, los trámites burocráticos, el poco desarrollo de transporte y el olvido de las regiones.


“Colombia es un país afortunado por su ubicación, pero las vías son pocas, deterioradas y eso hace más difícil que una gran autopista que comunique a ciudades se realice rápido. Hay problemas para que lleguen las grandes máquinas necesarias para hacer túneles, por ejemplo, de un lugar a otro, debido al rezago en la construcción de vías de comunicación”, agregó Peña.


Efectivamente, para la CCI falta mucho por hacer. “De acuerdo con cifras oficiales, en 2011 se registró un incremento de 6.5% en el volumen de inversiones ejecutadas en la construcción de obras civiles.


No obstante, es importante anotar  que  dicho  crecimiento  estuvo explicado  principalmente  por  la  construcción  de infraestructura minero energética y de agua, lo que compensó una caída considerable de 4.8% en infraestructura de vías interurbanas”, dice un estudio de la entidad.


Para la agremiación, se  deben  incrementar  los  volúmenes  de inversión  para  reducir  el  rezago.


LA VOZ DEL EXPERTO


Las fallas según la CCI


JUAN MARTÍN CAICEDO


1  Falta de planeación general de la infraestructura:
La problemática que afecta a las obras públicas tiene su raíz principal en las deficiencias de la planeación general de la infraestructura. Buen ejemplo de las falencias en este campo, radica en la falta de ordenamiento y planificación del uso del suelo.


2 Insuficiencia de estudios y diseños: Previa la licitación, la entidad pública debe contar como requisito mínimo con la información de ingeniería básica (estudios fase II o de factibilidad) para poder adelantar la contratación de las obras civiles. Sin embargo, en los casos en que las entidades consideren como alto el riesgo de imprevistos en los proyectos, es imperativo contar con ingeniería de detalle (fase III). Hoy estos requisitos no se cumplen en buena parte de las obras.


3 Deficiencia en la elaboración de los presupuestos: Es recurrente el caso de obras cuyos presupuestos insuficientes son el resultado de disponibilidades muy limitadas de recursos en las entidades contratantes. Ahora bien, la elaboración en detalle de los estudios y diseños previos, minimiza las situaciones imprevistas en las obras y facilita la construcción de presupuestos reales.
El grado de exactitud en la determinación del costo de un proyecto puede variar desde un 75-80% en la etapa de factibilidad ó fase II de ingeniería, hasta un 90-95% si existe ingeniería de detalle ó fase III. Es decir, a mayor información, menor incertidumbre en el costo final.


4 Demoras en la gestión social y ambiental: La gestión social frente a las comunidades afectadas y la gestión ambiental relativa al impacto de las obras en los proyectos de construcción, en muchas ocasiones excede la capacidad de gestión de los contratistas del Estado, teniendo en cuenta que algunas de las decisiones sobre éstos tópicos, están en manos de las entidades  públicas que tienen competencia sobre los distintos aspectos de los proyectos.


5 Demoras en la adquisición de predios: La gestión de compra y adquisición de los predios en los proyectos de construcción de vías urbanas y carreteras interurbanas se ha convertido en uno de los principales problemas que repercuten en el atraso de las obras viales, por cuanto el trámite dura más de lo previsto y afecta el cronograma de ejecución. Las demoras en la malla vial del Valle del Cauca son, tal vez, el mejor ejemplo de esta problemática.


6 Ausencia de coordinación interinstitucional: La capacidad de las entidades contratantes de gestionar decisiones que atañen o son competencia de las entidades del orden distrital, local o nacional, es prácticamente nula, más aún si se tiene en cuenta que en el caso de las demoras en las empresas de servicios públicos, las decisiones generan la necesidad de postergar las actividades del proyecto, su posible encarecimiento y el imperativo de replantear el cronograma de ejecución.


7 Deficiencias en la gestión social previa con las comunidades: En muchas ocasiones, la gestión social previa a la construcción de los proyectos es deficiente o nula. Estas deficiencias generan dificultades durante la ejecución de los proyectos en la medida en que pueden generar inconformidades sociales de grupos de población como los comerciantes, los vecinos, los usuarios, entre otras comunidades.
Tales inconformidades, se transforman en protestas sociales que generalmente, terminan afectando la ejecución de las obras.


8 Distorsión de las labores de la interventoría: En múltiples casos, las entidades contratantes han convertido a las interventorías en simple apoyo administrativo, lo que genera más papeleo y trámites innecesarios en el desarrollo de los proyectos. Las entidades públicas deben apoyarse en la interventoría para aspectos fundamentalmente técnicos, que le generen valor al proyecto y que sean facilitadoras en su ejecución fortaleciendo la coordinación entre contratante y contratista.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad