Publicidad
Vie Sep 22 2017
22ºC
Actualizado 07:04 pm
Domingo 30 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Autorizan importación de biodiésel; ya se podía traer etanol

El etanol importado de Estados Unidos ya se mezcla en Bogotá, afectando la estructura de la producción nacional.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Para Fedebiocombustibles, las últimas medidas estatales, literalmente, desbaratan la industria que tiene una inversión de US$5 mil millones.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

La industria nacional comenzó a producir etanol de caña el 3 de octubre de 2005 y biodiésel de aceite de palma, el 1 de enero de 2008.

Fue una revolución agroindustrial en el país, pues la generación de empleo, que llega a 32 mil puestos de trabajo de esa cadena, iba de la mano con el desarrollo de las regiones.

Para lograrlo, paralelo al montaje de las plantas se sembraron 165 mil nuevas hectáreas de palma aceitera y 30 mil has. adicionales de caña de azúcar, inversión que superó los US$5.000 millones.

Pero en 2017, a juicio de la Federación Nacional de Biocombustibles, Fedebiocombustibles, esas inversiones y trabajadores recibieron el golpe más fuerte en el corazón de la industria: primero se autorizó la importación de etanol y ahora (esta semana), le dieron luz verde a la entrada de biodiésel en la cantidad que quieran los importadores.

De acuerdo con Jorge Bendeck Olivella, presidente de Fedebiocombustibles, quienes están importando son los mayoristas que controlan las mezclas por ley, como por ejemplo Terpel. Y ahora, ExxonMobil pidió resolución de importación de biodiésel.

Presión de EE.UU.

Bendeck Olivella dice que por la presión del gobierno norteamericano, Colombia cedió a la importación de etanol a pesar de tener una empresa en los Llanos Orientales a través de Ecopetrol, que produce ese mismo producto.

“Lo anterior, es una clara muestra de que no se defienden los intereses nacionales. Entonces esta industria que ha sido tan importante para el desarrollo regional, empleo y paz se sacrificará, la están desbaratando”, enfatizó.

El directivo gremial expresó que ni siquiera ambientalmente el país se ve favorecido con las importaciones, porque el aporte ambiental se hace en el país donde se produce, en donde están los cultivos.

Para el presidente de Fedebiocombustibles, la única salida es renegociar el TLC con EE.UU., no hay otra alternativa.

“Al etanol le dieron un golpe muy fuerte del que difícilmente se puede levantar; mataron esa industria, porque Terpel, el gran mayorista, ahora es el gran importador ya que el TLC permite hacerlo. Tumbaron la resolución que limitaba las importaciones exclusivamente a cuando hubiera déficit en Colombia, para que ahora le dieran libertad de importación al que llene los requisitos como importador”, sostuvo.

Industria paralizada

Los problemas de la industria de biocombustibles comenzaron hace 7 años, cuando el Gobierno Nacional no aumentó las mezclas establecidas y se agudizaron al congelar el precio de los dos productos.

Bendenck Olivella dijo que el último incremento en la mezcla para los Llanos Orientales y Bogotá (1% o menos de 30 mil toneladas), fue una especie de “confite después de la comida”.

En su concepto, la industria tiene una capacidad instalada de 850 mil toneladas y en el 2018 estaría por el millón de toneladas, pero sólo produce 500 mil toneladas. A lo anterior hay que sumarle que existe un superávit en la producción de aceite de palma.

“Se suponía que en el año 15 la mezcla sería del 15% y en el año 20 del 20% y de acuerdo a esa proyección se hicieron las inversiones; pero la mezcla es sólo de 10% y con precios congelados”, agregó el presidente de Fedebiocombustibles.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad