Publicidad
Sáb Ene 20 2018
19ºC
Actualizado 06:14 pm
Martes 05 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Piden arancel compensatorio a entrada de biocombustibles

Colombia le abrió las puertas al etanol y biodiésel; Fedepalma estima que hay que proteger la producción nacional ante las distorsiones en ese mercado mundial.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Los palmicultores de la zona central analizaron la situación del sector; a la vez, que dieron a conocer los nuevos adelantos técnicos que se implementaran en la región.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

El mercado externo de los biocombustibles está caracterizado por fuertes y acentuadas distorsiones, las cuales se derivan de las políticas gubernamentales de los países de origen, como ha ocurrido con Indonesia y Argentina, principalmente.

De ahí, que Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de Fedepalma, estime que en el caso de Colombia se debe actuar de manera inmediata para proteger al productor nacional, tomar medidas preventivas frente a la importación de biocombustibles, y no esperar a que ocurra el daño para comenzar a preocuparnos por el asunto.

“Estamos en proceso de que el Gobierno entienda que en el caso de las importaciones de biocombustibles hay unas distorsiones de mercado que se tienen que manejar oportunamente, de manera preventiva, para evitar que haya un daño a la producción nacional no solo de biocombustibles sino a la agrícola y agroindustrial que produce las materias primas para ese mercado”, señaló.

Un ejemplo de esas medidas preventivas la dio esta semana el Departamento de Comercio de Estados Unidos, al decidir imponer (de forma preliminar) aranceles compensatorios de entre 50,29% y 64,17% al biodiésel procedente de Argentina, al considerar que está subsidiado y sus productores incurren en prácticas desleales.

Mesa Dishington dijo que igualmente Europa, para proteger a sus productores, colocó unos aranceles de protección a la importación de biocombustibles.

El precio

Frente al precio del Biodiesel (fijado por el Gobierno Nacional), el directivo de Fedepalma, quién participó en la reunión gremial de la zona central en el Club Campestre, estimó que el Gobierno “fijó una fórmula para pagar el biodiésel que parte de las condiciones del mercado del aceite de palma, y hoy se registra de manera arbitraria desconociendo esa regla de juego para orientar el precio. Lo anterior tiene unas consecuencias delicadas en la comercialización no solo del biodiésel, sino el aceite de palma y el fruto”.

Por ese hecho, en agosto los palmicultores del país perdieron más de $11.000 millones.

Aparte de lo anterior, las mezclas de biodiésel no han superado el 10%, cuando deberían llegar al 20%, según el gremio.

Otras prioridades, menos lo agroindustrial

Al consurtársele sobre las últimas medidas estatales que no han favorecido el sector palmero, Mesa Dishington dijo que, desafortunadamente, las prioridades del Gobierno han estado en otros frentes y también le ha faltado coherencia en su actuar, porque unas áreas del Gobierno hacen una cosa, y otras, todo lo contrario. “Así es muy complicado, desde el sector privado, saber cuáles son las reglas del juego para poder moverse”, agregó.

El directivo dijo que cuando habla con otros colegas del agro empresarial, prácticamente, hay un común denominador: la prioridad del Gobierno no es la producción agroindustrial y agropecuaria del país, de ahí, la incertidumbre existente en todos los sectores del agro.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad