Lunes 11 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Biocombustible de café impulsa buses en Londres

El consumo de café en el mundo es una especie de pan diario. Debido a las bajas temperaturas, los países nórdicos son los de mayor consumo, de acuerdo a las cifras de la International Coffe Organization.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Brasil es el país productor que posee el mayor consumo interno de café, con una media per cápita de 5,6 kilos año.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Las energías renovables cada día ganan espacio por ser amigables con el medio ambiente.

En Colombia bien son conocidos los proyectos que se trabajan con caña de azúcar para la producción de etanol y palma aceitera en la consecución de biodiesel.

Igualmente se pueden obtener de residuos degradables, follajes, aceites de soya, raps, pescado y grasas animales, entre muchos más. También es muy sonado el etanol de maíz, en el que Estados Unidos es muy fuerte a la hora de producirlo.

Sin embargo, hay un proyecto muy sonado, ya que mueve buses en Londres en un plan piloto, impulsados por biocombustible hecho con residuos del café.

Detrás de esa iniciativa están Shell y Bio-bean, que han logradoun biocombustible B20 (segunda generación) compuesto por un 20% de aceite de café. Ese biocombustible se convierte en una de las soluciones energéticas más limpias para la red de buses de Londres, al disminuir las emisiones de manera considerable.

De acuerdo con Arthur Kay, director fundador de Bio-bean, los desechos de café son un potencial no imaginado a la hora de obtener combustibles verdes.

“Empezamos en el Reino Unido, pero imaginamos el potencial de un país como Colombia que bebe más de 10 mil millones de tazas de café al año. Al repensar nuestro enfoque del desperdicio, podemos crear ciudades globales más inteligentes y un futuro mejor para todos”, agregó.

De acuerdo con los datos de Bio-bean, un londinense promedio bebe 2.3 tazas de café al día, lo que significa que se producen más de 200.000 toneladas de desperdicios anuales de las que buena parte va a los rellenos sanitarios, donde puede emitir 126 millones de kilogramos de CO2.

“El proceso se inicia con el secado de los granos, los cuales luego se procesan antes de extraer el aceite de café. Bio-Bean en conjunto con su socio de combustible Argent Energy, logra un biocombustible para mezclar con el diesel mineral para formar un B20”, sostuvo el directivo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad