Lunes 26 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

37 mil hectáreas de caucho sin equipos para explotación

Para los caucheros del país, la situación a veces estira, pero también se encoge, tal y como ocurre en la actualidad.
Archivo / VAGUARDIA LIBERAL
La caída de los precios del petróleo se llevó “en los cachos” a los del caucho natural, ya que en el mercado externo ese commodity es estimado como polímero, y de venderse a US$5 el kilo, cayó a US$1,2.
(Foto: Archivo / VAGUARDIA LIBERAL)

Tienen sembradas 60 mil hectáreas, de las cuales están en producción 6.000 hectáreas con producciones aproximadas de una tonelada al año.

De acuerdo con Hernán Hernández Peñaloza, de la Confederación Cauchera Colombiana, CCC, aproximadamente 35 mil hectáreas sembradas en el país podrían entrar a producción, pero no lo han hecho porque los campesinos dueños de los proyectos, no tienen recursos económicos para el equipamiento.

Es decir, no cuenta con dinero para comprar las herramientas de extracción del látex, efectuar mediciones, rayado milimétrico, trazados, canecas para almacenamiento, canastillas y pago de mano de obra, entre otras.

A juicio del directivo, por cada árbol se tendría que realizar una inversión de $5.000, lo que significa que por hectáreas hay que recurrir a $2.500.000, ya que en esa área caben 500 árboles de caucho.

“El árbol de caucho sin explotar no le pasa nada, contrario a como ocurre con otros cultivos; pero tras una inversión tan grande, lo ideal es que entren a producción lo más pronto posible, pues estamos hablando de una posible producción de 37 mil toneladas de caucho que no se recolectan. Podríamos perfectamente abastecer el mercado nacional y tener una mayor presencia en el comercio internacional”, agregó.

Hernández Peñaloza dijo que se requeriría un apalancamiento aproximado a los $90 mil millones en todo el país.

“Si se tuviese una dirección de comercio fuerte en el país que proviniera del mismo Gobierno, se tendría la posibilidad de ser unos actores sustanciales en la balanza exportadora”, agregó.

El directivo dijo que se aprovecharía una oportunidad de mercado, ya que todos los vecinos de la región son deficitarios.

Luz verde con la banca privada

La refinanciación cauchera no se ha dado de manera generalizada; sin embargo, la banca privada ha sido más flexible. Por ejemplo, en el caso de la empresa santandereana Procaucho, el Banco de Colombia votó afirmativamente por la flexibilización amparada en la Ley 1116 que monitorea la Superfinanciera. Se bajaron las tasas de interés y se otorgó un plazo de 12 años para cancelar la obligación crediticia.

Con la Compañía Cauchera, la misma entidad bancaria aceptó que los socios comprarán la cartera.

Según Hernández Peñaloza, con relación a los compromisos con el Banco Agrario de Colombia, la situación no ha sido la mejor, ya que la entidad aduce que no lo puede hacer, pues incurría en una desviación de dineros con destinación específica; sin embargo, los caucheros del país argumentan que esa cartera se puede refinanciar tal y como lo han hecho, con arroceros, cacaoteros y algodoneros, entre otros sectores.

“Hemos hablado con el Minagricultura y le hemos planteado la situación, máxime, por ejemplo, cuando las siembras de caucho en este país están en manos de pequeños productores, tal y como ocurre en Santander”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad