Publicidad
Lun Feb 19 2018
24ºC
Actualizado 07:25 pm
Domingo 06 de Noviembre de 2016 - 12:01 AM

No pierda la cabeza con los créditos

Tenga cuidado. Aunque mantener un nivel de endeudamiento es “saludable”, si las obligaciones son desproporcionadas e injustificadas, pueden llevarlo a la quiebra.
/ VANGUARDIA LIBERAL
Cundinamarca, con el 26,4%, y el Eje Cafetero y Antioquia, con el 24,3%, son las regiones del país que lideran el número de operaciones de crédito, según Datacrédito-Experian.
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)

A los colombianos se les está haciendo cada vez más difícil pagar sus créditos. De acuerdo con la Superintendencia Financiera, al mes de agosto, los créditos vencidos con la banca ascendieron a 13,2 billones de pesos y crecieron siete veces más (7,6 % anual) que los préstamos nuevos (0,74 %).

Esto, en opinión de la entidad, significa que el crédito está “aterrizando”, y aunque considera que aún no es preocupante, muchas entidades financieras sí han comenzado a tomar medidas y a generar más acciones de cobro.

De acuerdo con un estudio de Datacrédito, los créditos más comunes en el país son los de consumo, y los menos frecuentes, los hipotecarios. Esto coincide con el más reciente informe de Estabilidad Financiera del Banco de la República, según el cual el 68% de las deudas de los hogares son de consumo y solo un 32% corresponden a vivienda.

Esta es una voz de alerta para que los consumidores comiencen a organizar sus deudas y a generar planes de ahorro y pagos que no permitan que se “cuelguen” en sus compromisos financieros (ver lista).

Finanzas saludables

Pero el óptimo manejo del crédito no es el único factor para tener unas finanzas que no le produzcan “dolores de cabeza”.

Alejandro Moya, asesor en temas financieros, asegura que el ahorro es fundamental. “Las finanzas saludables son consecuencia del actuar de las personas; las acciones que usted tiene con el dinero determinan muchas cosas: el futuro, el ahorro, la holgura económica o, en caso contrario, las deudas y las restricciones económicas. Hay pecados que comete que le significan mucho en cuanto a dinero”, asegura.

Entre ellos, dice el experto, está gastar más de lo que se gana. Si lo hace, está creando deudas, y aunque un nivel de ellas es “saludable”, tenga en cuenta que si son desproporcionadas e injustificadas, pueden llevarlo a la quiebra.

Según Moya, ahorrar es fundamental, pues se trata de una inversión a largo plazo y se convierte en un respaldo para el futuro. “Tal vez usted crea que ahorrar es difícil. Pero si separa aunque sea una pequeña cantidad de dinero de forma regular, en muy poco tiempo tendrá un respaldo para ayudarlo a sobreponerse en una emergencia inmediata”, explica.

“Es aconsejable que los gastos no superen el 90% de los ingresos, para poder ahorrar, como mínimo, el 10% restante cada mes. Este 10% se puede destinar a reducir las deudas, a crear un fondo para emergencias y a lograr los objetivos financieros a mediano y largo plazo, como acumular capital para una adquisición importante y preparar la jubilación. Sin ahorro, nada de esto es posible. Sin ahorro, nunca tendremos el control sobre la situación”, afirma el experto.

Lo importante es que se tome en serio el manejo de sus finanzas, de sus ingresos y de sus gastos, para que, en el futuro, no tenga que sufrir las consecuencias de una mala administración.

El crédito por regiones

Un informe reciente de Datacrédito determinó el comportamiento de los créditos según las regiones del país. Santanderes y Boyacá: Es una región con enfoque hacia el microcrédito para las zonas más rurales, con un porcentaje de ruralidad menor al 50%, se destina especialmente para estratos bajos y en el sector cooperativo.

Caribe: Es fuerte en microcrédito, en especial en las zonas más rurales, con un porcentaje de ruralidad menor al 80%. Participa activamente en jóvenes menores de 35 años, clientes sin experiencia crediticia, personas de estratos bajos y altos, con predominancia de operaciones del sector financiero.

Cundinamarca: Se concentra en crédito de consumo e hipotecario, principalmente en municipios urbanos (Bogotá) y personas de estratos medios, enfocados al sector financiero y una participación similar entre hombres y mujeres.

Eje Cafetero y Antioquia: Es una región con una muy fuerte actividad de crédito en el sector real y cooperativo, con una participación muy activa de las mujeres, personas adultas mayores de 46 años y con participación importante del tipo de cartera comercial.

Orinoquía y Amazonía: Es muy rural, con especial énfasis en microcrédito para las zonas más rurales, personas sin experiencia crediticia y jóvenes menores de 35 años.

Pacífico y Sur Occidente: Con una fuerte participación del microcrédito para las zonas más rurales, un porcentaje de ruralidad menor al 90% y una alta participación del sector financiero.

Publicada por
Sin votos aún
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad