Publicidad
Lun Sep 25 2017
20ºC
Actualizado 05:47 am
Domingo 16 de Julio de 2017 - 12:01 AM

El Factoring le guiñe el ojo a las Pymes

Este mecanismo financiero, sustentado en las cuentas por cobrar, representa una alternativa para garantizar liquidez a las pequeñas y medianas empresas; siempre y cuando éstas realmente lo ameriten.
Banco de Imágenes / VANGUARDIA LIBERAL
Factoring es una alternativa para convertir las facturas en títulos negociables.
(Foto: Banco de Imágenes / VANGUARDIA LIBERAL)
Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
Factoring es una alternativa para convertir las facturas en títulos negociables.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

Según su definición, Factoring es una alternativa para convertir las facturas en títulos negociables, por medio de la venta de la cartera. Es decir, se deja en manos de terceros la labor de cobrar la cuenta, de tal forma que se recibe efectivo sin tener que esperar demasiado tiempo para los pagos.

Coltefinanciera, una de las entidades dedicadas a ofrecer este tipo de servicios, explica que la figura es un producto de corto plazo que atiende oportunamente las necesidades de liquidez de los empresarios mediante la negociación de facturas expedidas a importantes cadenas de almacenes, empresas comerciales e industriales y compañías de servicios.

“Es una de las alternativas de financiación más convenientes para los clientes con grandes necesidades de liquidez y sin acceso al sistema financiero tradicional. Se ofrece con plazos entre 10 y 120 días por un monto de hasta 5 millones de pesos, que pueden ser distribuidos en varias facturas”, anota un informe de esa entidad.

Para Bancolombia, el Factoring es un mecanismo financiero práctico y sencillo, diferente de las opciones convencionales de crédito, a través del cual las empresas pueden, de una manera más flexible y eficaz, optimizar el estado de sus cuentas por cobrar o mejorar la gestión del capital de trabajo de su compañía.

“Tradicionalmente, se ha asociado al Factoring con la liquidez; sin embargo sus beneficios van mucho más allá de la simple obtención de un dinero inmediato para superar las presiones diarias de la necesidad de caja para nuestras Pyme. Es cierto, que por medio del Factoring las empresas pueden solucionar el desfase que tienen entre los días de pago a sus proveedores y el tiempo de cobro de cartera ante sus clientes, pero también es una herramienta que favorece la inclusión, el desarrollo de comunidades en cadenas asociativas, la eficiencia operativa, el ingreso al mercado internacional y el mejoramiento de los indicadores financieros”, explica Bancolombia.

Según la firma Solfagán, dedicada a esta modalidad de financiamiento, utilizar el Factoring también tiene la ventaja de ser una forma de financiamiento ágil, que permite acceso inmediato a capital de trabajo, sin necesidad de recurrir a fuentes tradicionales de financiamiento (línea de crédito bancario) que inmovilizan recursos (garantías reales).

“Cuando usted financia a sus clientes con o sin intereses y se queda esperando que estos le paguen a 30, 60 o 90 días, usted pierde la oportunidad de utilizar esos fondos en otras actividades importantes (Costo de Oportunidad), como incrementar su inventario, atender el pago de gastos fijos (nómina, alquiler, impuestos), realizar negocios de oportunidad, u obtener descuentos por pronto pago, por lo tanto el uso del Factoring hace que logre optimizar el costo de sus fondos”, explican asesores de Solfagán.

Le puede interesar: Aprenda cómo salir de deudas este año

¿Cómo funciona?

De acuerdo con Asobancaria, en esta alternativa financiera, el Factor (empresa de Factoring) anticipa el pago de una cuenta por cobrar, para dar liquidez al emisor del título (proveedor), quien a su vez le transfiere el documento de crédito o título valor al Factor para que al vencimiento o en la fecha acordada lo pueda cobrar al deudor.

La transferencia (entrega del título al Factor), debe realizarse mediante el endoso o cesión, de tal manera que el Factor es el nuevo acreedor de la obligación ante el deudor.

Según la firma Colombia Legal Corp, la definición legal de las operaciones de Factoring viene dada por el Decreto 2669 de 2012, que estipula que estas operaciones son “aquéllas por las que una sociedad comercial denominada factor adquiere habitualmente y profesionalmente pagarés, bonos de prenda, letras de cambio, facturas de venta, sentencias ejecutoriadas y actas de conciliación, entre otros títulos de contenido crediticio de carácter patrimonial y cierto”.

Debe tener en cuenta que el Factor ha de registrar su certificado de existencia y representación legal expedido por la Cámara de Comercio competente y acreditar con ello su objeto social exclusivo.

La Asociación Colombiana de Empresas de Factoring, Asofactoring, que reúne a las empresas de ese sector, señala que se entregan fondos a todo aquel que solicite recursos, siempre y cuando posea o represente una empresa totalmente en regla en todas sus áreas, y con la capacidad de responder a cualquier caso de contingencia no previsto, al igual de garantizar el origen de los títulos que deberán venir de emisores en regla, serios y solventes. Entre los requisitos se encuentran: balances al día, referencias bancarias y comerciales, seguros de crédito (en los casos que se amerite), los costos estarán en concordancia con las tasas de interés bancario vigente y el lapso para el pago de la factura.

Factoring vs. Crédito

Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, existen diferencias para los empresarios, al momento de elegir entre Factoring y crédito:

Factoring

1 Fuente de crédito basado en las cuentas por cobrar (Facturas).

2 Operaciones recurrentes con agilidad.

3 Permite mejorar indicadores financieros de rotación de cuentas por cobrar y cuentas por pagar.

4 Tercerización de la administración de las cuentas por cobrar y cuentas por pagar.

Crédito

1 Fuente de crédito basado en sus estados financieros.

2 Única operación con largo trámite.

3 Incrementa indicadores de endeudamiento.

4 Utilización de recursos propios para el recaudo de cartera.

¿Cuándo usarlo?

Según la firma Factor Dinero, dedicada a prestar servicios de Factoring, estos son algunos de los indicadores para determinar si una empresa amerita usar este mecanismo financiero:

- Para abordar nuevos proyectos con limitantes de cupos bancarios.

- Cuando la estructura de financiación de capital de trabajo no es eficiente en plazos y condiciones.

- Cuando se esté desaprovechando recursos que den la posibilidad de mejorar el flujo de caja.

- En casos en los que la compañía no esté aprovechando los descuentos por pronto pago de la cadena de proveedores.

- Cuando se tiene una estructura de descuentos financieros costosa.

- Cuando es recurrente o habitual el uso de los sobregiros bancarios.

Vale mencionar que la operación de Factoring tiene ventajas en la eficiencia en materia tributaria, como gravamen a los movimientos financieros, impuesto de renta e industria y comercio. Además, esta operación le da la posibilidad a las compañías a mejorar indicadores financieros como endeudamiento, liquidez, rentabilidad y flujo de caja.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad