Publicidad
Vie Nov 24 2017
21ºC
Actualizado 09:57 pm
Domingo 24 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Cuándo pagar con tarjeta de crédito o débito

La clave para usar el conocido “dinero plástico” es estar consciente de la disponibilidad real de recursos para cubrir los gastos, tanto el saldo actual en su cuenta a debitar como el límite de la tarjeta de crédito. Lo siguiente es tener control de sus finanzas personales.
Banco de imágenes /VANGUARDIA LIBERAL
Las tarjetas de débito están asociadas al saldo que el cliente tenga en la cuenta bancaria, mientras que las tarjetas de crédito permiten operar con dinero prestado por la entidad financiera.
(Foto: Banco de imágenes /VANGUARDIA LIBERAL)
Banco de imágenes /VANGUARDIA LIBERAL
Las tarjetas de débito están asociadas al saldo que el cliente tenga en la cuenta bancaria, mientras que las tarjetas de crédito permiten operar con dinero prestado por la entidad financiera.
(Foto: Banco de imágenes /VANGUARDIA LIBERAL)
Banco de imágenes /VANGUARDIA LIBERAL
Las tarjetas de débito están asociadas al saldo que el cliente tenga en la cuenta bancaria, mientras que las tarjetas de crédito permiten operar con dinero prestado por la entidad financiera.
(Foto: Banco de imágenes /VANGUARDIA LIBERAL)

Existen varias opciones para realizar las compras, gastos y pagos. Una de ellas es el tradicional y conocido efectivo, otro método es la tarjeta débito, que permite el pago directamente desde el dinero que tiene en la cuenta; y en tercer lugar están las tarjetas de crédito, que consiste en un préstamo de dinero.

Aunque la bancarización está de moda, con cerca de 25 millones de colombianos que tienen algún tipo de producto bancario, según Asobancaria, y todos (débito o crédito) son opciones válidas al momento de realizar una compra, muchos siguen con el efectivo como método favorito.

Según la Superintendencia Financiera, a junio de 2017, en el país hay activas 14 millones 752 mil 987 tarjetas de crédito, y 26 millones 396 mil 825 tarjetas débito. Ambos métodos tienen sus ventajas y desventajas a la hora de comprar y pagar con ellas, aquí le presentamos algunos aspectos que le pueden ayudar a tomar la mejor decisión al momento de pagar.

Lea también: En agosto, cuotas de manejo de tarjetas de crédito crecieron hasta 15%

Tarjetas de crédito

Una tarjeta de crédito (TDC) es un medio de pago que le permite hacer compras y cancelar el valor posteriormente. Es “de crédito” porque la suma de dinero que usa, corresponde a un préstamo que le otorga la entidad financiera.

Con este producto, la entidad le autoriza utilizar cierta cantidad de dinero para el pago de bienes y servicios, este valor lo cobra el comercio y luego su banco le hace llegar un extracto en donde le notifica el valor del producto o servicio que adquirió, adicionalmente le indicará la tasa de interés que le será cobrada por “el préstamo” y los respectivos cobros asociados al uso de la TDC.

Si usted es una persona responsable con sus finanzas, la TDC puede convertirse en una gran aliada para cumplir metas y alcanzar objetivos personales; eso sí, sólo utilizándola de forma correcta y organizada; de lo contrario, puede volverse una carga cuando no existe la capacidad de controlar las compras excesivas e innecesarias que hacen que su cupo gastado exceda su verdadera capacidad de pago.

La TDC no es “sacar dinero del sombrero”, para manejarla responsablemente debe tener siempre en cuenta la tasa de interés y la cuota de manejo.

De acuerdo con el programa de Educación Financiera de Asobancaria, la primera recomendación es no excederse en el gasto si no cuenta con los suficientes ingresos para respaldar los préstamos adquiridos con la tarjeta de crédito.

Utilizar la tarjeta de crédito la primera semana siguiente al día del corte es la mejor fecha para adquirir productos o pagar otras obligaciones.

La razón es que el tiempo entre la fecha del gasto y el pago de la cuota de la tarjeta es más extendido y permite organizar mejor las cuentas personales.

Por ejemplo, si el corte de la tarjeta (fecha en que se emite la factura de cobro) es el 1 de diciembre, es recomendable que la utilice después de esa fecha y no los días finales de noviembre porque esos gastos se cargarán a la factura que le llegará a mediados del mes siguiente.

Pagar la tarjeta de crédito antes de la fecha de vencimiento que registra en la factura reduce el riesgo de pasar por alto la obligación o de registrar el pago un día después, donde se cobrará un recargo moratorio por el incumplimiento. Pagar anticipadamente también reduce los intereses de las compras diferidas a varias cuotas.

El pago mínimo es una opción que se brinda a los usuarios para ir abonando a la deuda adquirida con la tarjeta de crédito, pero siempre es recomendable pagar un poco más para ir disminuyendo el saldo de la deuda y así, terminar pagando menos intereses.

Antes de realizar una compra, revise el cupo que tiene disponible y calcule muy bien el valor de su cuota mensual. Es fundamental que pague dentro de las fechas establecidas para evitar reportes negativos en las centrales de riesgo y el cobro de intereses de mora. Y revise con lupa cada vez que llega su estado de cuenta mensual.

Sin importar el cupo que disponga en la tarjeta de crédito no lo gaste todo, mantenga una reserva para atender posibles emergencias o imprevistos. Tenga presente que los avances en efectivo a través de este medio, le generan un cobro por cada transacción y su tasa de interés suele ser alta.

Tarjeta de débito

La principal diferencia entre las tarjetas de débito y de crédito se basa en que las primeras siempre están asociadas al saldo que el cliente tenga en la cuenta bancaria, mientras que las de crédito permiten operar con dinero prestado por la entidad financiera.

Cuando se saca dinero de un cajero con una tarjeta de débito o se realiza algún pago con ella, el importe de la operación es descontado automáticamente del saldo de la cuenta asociada; de hecho, si no se tiene saldo suficiente para realizar la operación, ésta será denegada.

Con la tarjeta débito se pueden pagar productos y servicios que se deducen automáticamente del saldo de la cuenta bancaria y ayuda a minimizar los riesgos de perder dinero en efectivo a mano de delincuentes.

De acuerdo a Asobancaria, su uso tiene varias ventajas, una de ellas es que las transacciones aparecen registradas en el extracto de la cuenta y facilitan el control de los gastos personales. Además, es un medio de pago aceptado en miles de establecimientos en el país y en millones de lugares en el mundo.

Precauciones con las tarjetas de débito

1 Son vulnerables a robo de identidad y clonación.

2 En algunos bancos se debe pagar una cuota de manejo mensual o anual.

3 Cuentan con un límite de retiro en efectivo diario por razones de seguridad. Este límite está determinado por la entidad bancaria.

4 En ocasiones, el titular puede encontrar dobles cargos registrados en los movimientos de la tarjeta de débito. Estos dobles cargos se presentan cuando el titular hace algún tipo de reserva con su tarjeta.

Publicada por
Sin votos aún
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad