Publicidad
Dom Feb 25 2018
20ºC
Actualizado 07:59 pm
Domingo 11 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

El terror de las ESAL son los egresos improcedentes

Las Entidades Sin Ánimo de Lucro (ESAL), desde el 1 de enero de 2017, tienen un sofisticado sistema contable tributario que exige una contabilidad tributaria de las más altas calidades técnicas para poder explicar el infinito mundo de diferencias entre el resultado NIIF o ERI (Estado Resultado Integral) y el resultado fiscal.

Para comenzar, el excedente fiscal resulta de la siguiente ecuación: Ingresos fiscales menos Egresos fiscales menos el saldo final de las inversiones mas el saldo inicial de las inversiones menos egresos improcedentes.

Dichos egresos improcedentes estarán sometidos a la tarifa del 20%.

Los ingresos fiscales y los egresos fiscales (costos y gastos) son los mismos de NIIF, pero con las limitaciones y excepciones de que trata el Título I del Libro primero del Estatuto Tributario y demás requisitos y condiciones allí previstos.

Se entenderán por inversiones aquellas dirigidas al fortalecimiento del patrimonio que no sean susceptibles de amortización ni depreciación de conformidad con el Estatuto Tributario, y que generan rendimientos para el desarrollo de la actividad meritoria de los contribuyentes. Estas inversiones tendrán que ser como mínimo superiores a un año. Es decir, el ERI (Estado de Resultado Integral) bajo NIIF se le aplicarán las reglas de las inversiones y luego las mas de 700 conciliaciones fiscales posibles con la aplicación de la Ley 1819 de 2016, tanto para ingresos, costos y gastos como para la determinación de activos y pasivos.

En lo referente a los egresos procedentes corresponden a los costos y gastos NIIF con sus limitaciones explícitas de la Ley 1819 de 2016 más los tributos en un 100% como el GMF y en el caso de egresos para una actividad meritoria, no es necesario que estén asociados a la realización del ingreso. Los egresos improcedentes no tienen definición legal, sería por descarte. Lo grave es que están gravados a la tarifa del 20%. Entonces, algunos gastos no deducibles podrían parecer normales su rechazo tales como multas y sanciones, gastos sin soportes o sin requisitos fiscales como bancarización.

La controversia se presentaría en los costos y gastos que pueden ser deducibles en el futuro tales como las provisiones, variaciones por valores razonables, deterioros, ajustes a valor neto de realización de los inventarios y otros conceptos del ORI. Algunas mediciones financieras no tienen efecto caja como el caso de intereses implícitos. ¿Tendría lógica el tratamiento de egreso improcedente y aplicarles una tarifa del 20%? En el futuro, cuando sean deducibles, no habría reintegro de impuesto pagado con anterioridad. Agradezco la ayuda jurídica de la Doctora Alba Lucia Orozco en este tema.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad