Domingo 03 de Junio de 2018 - 12:01 AM

La revolución de la infraestructura está marcada por el acero

El gremio de este sector en Colombia, Camacero, espera que superada la crisis económica del país, la industria crezca un 4% en 2018 impulsado por grandes obras de infraestructura en aeropuertos, puentes y edificios.
Suministradas / VANGUARDIA LIBERAL
Aeropuertos, vías, puentes, edificios entre otras obras de infraestructura construidas en acero son cada vez más protagonistas en el país.
(Foto: Suministradas / VANGUARDIA LIBERAL)

Las grandes obras de infraestructura en Colombia cada vez están más a la vanguardia en diseño e innovación de materiales con el objetivo de hacer más competitivo al país. En esa revolución de la infraestructura, la industria del acero está jugando un papel protagonista.

Así lo destaca Andrés Ramírez, director de la Cámara Colombiana del Acero, Camacero, quien afirma que el 14% del PIB industrial y el 3% del PIB nacional lo aporta este sector.

“En 2017, el consumo de acero fue de 3.560 millones de toneladas, lo que representó una disminución de 3% frente al 2016, impactado por distintos factores, entre ellos la caída histórica de la construcción que atravesó Colombia el año pasado; la reforma tributaria, con el IVA del 19%, y el escándalo de Odebretch. Lo que generó una disminución en el crecimiento de la infraestructura”, señala.

No obstante, el gremio espera que para 2018, el consumo se recupere un 4%, esto dado a que se está incentivando el consumo del acero en el desarrollo de la infraestructura.

De acuerdo con el director de Camacero, el consumo de acero en Santander representa el 30% del total de la región. Es decir, de los 3.5 millones de toneladas que se consumen al año, el departamento demanda en promedio 150 mil toneladas, ubicándolo en el quinto departamento de mayor consumo en el país. Entre tanto, Bucaramanga consume 45 mil toneladas.

Obras como la modernización del Aeropuerto Internacional Palonegro que sirve a Bucaramanga y Los Pozos en San Gil, la construcción de centros comerciales, las obras de infraestructura como el Centro de Salud Café Madrid, el Centro de Convenciones Neomundo, el Parque de los Sueños en Real de Minas, el puente de la Novena, el puente Hisgaura en la vía Málaga, y las estaciones del Metrolínea, así como las vías 4G, como la que conecta Bucaramanga con Pamplona, entre otras obras, requieren grandes cantidades de acero.

“En el aeropuerto Palonegro se utilizó mucho acero, especialmente en las salas de abordaje y la torre de control, para vigas y cubiertas. Son construcciones limpias. Adicional, es muy importante ver que el acero está llegando a zonas donde antes no se veía, como a Leticia donde se construyó un aeropuerto en acero”, informa el directivo.

Aranceles

Aunque gremios y empresarios esperaban que el gobierno de Donald Trump eliminará los aranceles a los productos de acero y aluminio que exporta Colombia al mercado de Estados Unidos, en días pasados se conoció que seguirá cobrando tasas del 25% a los productos de acero y del 10% a los de aluminio procedentes de cualquier país del mundo.

La razón es que estos aranceles tienen un carácter global y se adoptaron por razones de seguridad nacional, según el gobierno de EE.UU. No obstante, el director de Camacero asegura que Colombia no representa peligro para la seguridad nacional porque nuestras exportaciones solo representan el 0,12% del total importado por Estados Unidos.

“A nuestro entender Trump hace esto para renegociar acuerdos comerciales. Es decir, utilizarlo como moneda de cambio para renegociar otros acuerdos a nivel global”, explica Andrés Ramírez.

Producción vs demanda

Actualmente, Colombia es un país con un crecimiento importante en el consumo de acero teniendo en cuenta que entre 2000 y 2017 el consumo por persona pasó de 32 kg a 76 kg; sin embargo, el total del país se encuentra 30 kg por debajo del de la región.

Esto se debe a que a pesar de la capacidad de producción nacional de las cinco siderúrgicas: Paz del Río, Diaco, Acasa Ternium, Sideral y Sidoc es de 1.8 millones de toneladas, sólo se generan 1.4 millones debido a que el 80% del acero colombiano tiene como materia prima la chatarra y el país presenta déficit en su producción; pues produce entre 970 mil a un millón de toneladas.

Adicionalmente, “el 20% restante es producido a base de mineral de hierro, en donde solo una siderúrgica puede producir a partir de este insumo. Esta carencia de materia prima lleva a que la producción nacional no supla la demanda local por lo que es necesario importar acero, principalmente de China, luego Japón, Brasil y México, países de donde se importa 2.2 millones de toneladas para cumplir con el consumo anual que es de 3.5 millones de toneladas, por eso, las importaciones crecen más rápido que la producción porque va al nivel del consumo”, informa Andrés Ramírez, director de Camacero.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad