Domingo 26 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Conviértase en un consumidor inteligente

Analizar, sopesar la decisión, no pensar solo en el precio sino en beneficios, además de reflexionar sobre si necesitan ese artículo o no, o si sólo se están sintiendo atraídos por la oferta o promoción, son las claves.

Según Salazar, en el consumo inteligente, el consumidor es fundamental y puede tener diferentes roles:

1. Consumidor consiente: conoce los derechos y deberes respecto al producto que va a adquirir. Por ejemplo, al comprar un producto en promoción es consciente de su garantía, de que posiblemente no tiene devolución o que tiene fecha la de vencimiento cercana.

Lea también: Propuesta del salario afectaría precios de productos y servicios

2. Consumidor informado: es aquel que compara antes de comprar, se informa en cuanto a calidad y precio previo a su decisión, por ejemplo: un cliente que evalúa las tasas de CDT o de la tarjeta de crédito en el mercado financiero, antes de invertir o pedir el plástico.

3. Consumidor critico: es quien razona y no se deja llevar por impulsos, moda o publicidad a la hora de adquirir un producto, sino que lo evalúa por su relación costo-beneficio. Ejemplo: Un cliente que no compra regalos en diciembre sino en enero.

4. Consumidor saludable: evalúa la compra en función del cuidado a su salud que esta representa. Son por ejemplo aquellos que analizan el contenido de cada comida, con el fin de tener una alimentación balanceada.

5. Consumidor sustentable: es el cliente donde su consumo va en función de generar el menor impacto al medio ambiente posible. Aquellos que compran productos cuyos desechos sean reciclables, reutilizables o de bajo impacto en el ecosistema.

6. Consumidor solidario: este tipo de cliente se preocupa porque la empresa prestadora del servicio o vendedora brinde entornos de beneficio a la sociedad y a su entorno, por ejemplo: comer en un restaurante que contrate a mujeres cabeza de hogar.

7. Consumidor activo: es aquel que genera alianzas para el consumo del mismo. Por ejemplo: los compradores de videojuegos online, que se constituyen en redes de consumo masivo y de alta interacción entre la empresa y los consumidores.

Le puede interesar: “Mis esfuerzos serán por enaltecer y acercar a las regiones”: Laura Valdivieso

Cristian Salazar, administrador de negocios internacionales y magister en mercadeo, destaca que el consumo inteligente busca generar la mayor sensación de bienestar.

Vanguardia Liberal: ¿Qué es consumo inteligente?

Cristian Salazar: Se puede explicar como la capacidad de evaluar el costo- beneficio en cualquier decisión de compra, y tomar acción basado en un criterio subjetivo en función del precio, bienestar, calidad, garantía, durabilidad o demás características que el comprador considere como prioridad, y que el bien o servicio logre suplir. Pensar qué quiero, porqué lo quiero y para qué lo quiero, antes de comprar.

V.L: ¿Para qué sirve?

C.S: Tiene dos vías, una desde la perspectiva del vendedor quien puede evaluar si el mercado está pagando por la oferta de valor que busca proyectar, o desde la del comprador, quien disminuye el riesgo de quedar insatisfecho con el bien adquirido. Lo que más importa en cualquier proceso de compra es la recompra del producto o servicio, solo esto asegura que el valor ofrecido y el bien recibido cumplieron con las expectativas del comprador.

V.L: ¿Cuando hablamos de consumo inteligente nos referimos a buscar siempre los precios más bajos?

C.S: No necesariamente, si bien el precio es un factor determinante a la hora de acceder a un producto, también es el principal comunicador de la marca, ya sea porque su costo permite saber al segmento al que se dirige, la calidad del producto y el respaldo que tiene. Por el contrario, el consumo inteligente se refiere a todo proceso de compra que busca generar la mayor sensación de bienestar, después del pago respectivo por el producto.

V.L: ¿Involucra la abstención de la compra?

C.S: Todo depende del contexto y del producto o servicio a adquirir. Recordemos que el consumo inteligente hace un balance entre los beneficios que ofrece el bien a adquirir y lo que estoy dispuesto a pagar. El reto para toda empresa está en lograr persuadir al consumidor de que su oferta realmente genera el bienestar deseado por el cliente, de lo contrario no habrá un engagement y el cliente finalmente no realizará la compra.

Desde niños

Para BBVA, el secreto del consumo inteligente es enseñar a pensar antes de comprar,“partiendo del hecho que muchos niños y adolescentes repiten los patrones de comportamiento de sus padres o familiares, enseñarles cómo ser consumidores inteligentes les ayudará a comprender y asimilar este proceso que repetirán a lo largo de sus vidas. En este sentido, una oportunidad ideal para mostrarles de qué se trata podría ser cuando se va de compras, tomando en cuenta los siguientes aspectos:

- En primer lugar, se les explica la necesidad que se debe satisfacer. Esta es la razón por la que hay que hacer la adquisición del bien o servicio.

- Dejarles claro que no es conveniente adquirir la primera opción que se encuentra. Es recomendable revisar varias alternativas; analizar las ventajas y desventajas de cada una de estas, comparando precios y características.

- Es importante ratificar al niño porqué se realiza la compra y la razón por la que se decidió ese lugar en específico. Esto le permitirá comprender el ciclo con mayor claridad”, explica el programa de Educación Financiera de la entidad.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad