Domingo 26 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Vía Curos - Málaga, un verdadero ‘vía crucis’

Los constantes deslizamientos de tierra y rocas, así como las malas condiciones en más del 50% de la vía Curos-Málaga en Santander, no han permitido que la provincia de García Rovira tenga el desarrollo social y económico acorde a las bondades de su tierra y el empuje de su gente.
Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
El transporte de carne, frutas, tubérculos, lácteos, gas propano y verduras es el más afectado con las condiciones del recorrido de esta carretera entre los municipios Curos- Málaga.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

Son más de 60 años desde que campesinos y líderes de la provincia García Rovira de Santander abrieron a pica y pala la vía de 124 kilómetros entre los municipios de Curos y Málaga.

Lea también: Carrera 9, entre las peores vías de Socorro

El corredor vial que conecta a 13 municipios de la región: Santa Bárbara, Guaca, San Andrés, Molagavita, Málaga, Concepción, Cerrito, Capitanejo, San José de Miranda, Carcasí, San Miguel, Macaravita y Enciso, ha recibido inversiones del Gobierno Nacional a cuentagotas, con lo que se han atendido 44 de los 72 puntos críticos existentes, así como se construyó uno de los tres puentes vehiculares que se requieren, el Hisgaura, que se encuentra en fase final de obra y tuvo una inversión de 103 mil millones de pesos.

No obstante, esta vía a cargo del Instituto Nacional de Vías, Invías, y el Fondo de Adaptación, denominada Transversal del Oriente Málaga – Curos que conecta con la Troncal Central del Norte es considerada una de las más peligrosas y abandonadas del país poniendo en riesgo la conectividad, el desarrollo de la región e incluso vidas humanas, por los riesgos vehiculares ante los deslizamientos de tierra y rocas en especial en temporada de invierno. Así como las casi ocho horas de tiempo que se requieren para llegar de un municipio a otro, cuando el traslado no debería superar las cuatro horas.

Son incontables las denuncias ante los incumplimientos de los contratistas, como la firma Esgamo que abandonó la obra en 2015, ejecutando solo 4 mil millones de pesos de un contrato por cerca de 16 mil millones de pesos, por lo cual fue sancionada por el Invías.

Le puede interesar: Instalarán un semáforo en vía del tercer carrill de Floridablanca

También, son incontables los debates políticos, las marchas, protestas, veedurías y reclamos de la población rovirense para lograr recursos que permitan la atención de los puntos críticos de una vía que es un verdadero ‘vía crucis’ por el tiempo, el mal estado, los riesgos y en general las malas condiciones.

A la fecha, está pendiente la pavimentación de 70 kilómetros, para lo que se requiere una inversión cercana de 600 mil millones de pesos.

La pregunta final es: ¿Cuántos años más pasarán para que la pavimentación total de la principal arteria vial de la provincia sea una realidad? ¿Cuándo será que a esta población se le entregue una vía digna y deje de ser solo una promesa de campaña

Así ha sido el Vía Crusis de inversión y ejecución de obras en la vía Curos- Málaga, durante 60 años.

Campesinos y líderes de la provincia de García Rovira abrieron la vía.

Con aceite y cal, los gobernantes de la época demarcaron la vía e hicieron creer al Gobierno Nacional, desde el aire, que estaba pavimentada.

Líderes políticos y población realizaron la marcha “Queremos viajar seguros”. Con ella se lograron obtener diseños e intervención de algunos puntos críticos.

El Presidente Juan Manuel Santos prometió 300 mil millones para pavimentación. Al finalizar el mismo año, el Fondo de Adaptación fue designado para la atención del corredor vial.

Se aseguraron recursos con los cuales se pretendían atender 55 puntos críticos de esta vía, y en 2012 iniciaron las obras de dichos tramos.

El Fondo de Adaptación firmó contrato con la firma española Sacyr por más de $80 mil millones, para la construcción de tres puentes vehiculares: Hisgaura, Pangote y La Judía. Inició la construcción del puente Hisgaura, en San Andrés con un plazo de ejecución de 33 meses. Tras cinco años de trabajos está a punto de entregarse. Invías adjudicó el contrato 967 de 2013 a la firma Esgamo, para el mejoramiento y antenimiento en el sector San Andrés-Los Curos, por $15.741 millones.

La firma Esgamo abandonó los trabajos atribuyendo la falta de estudios y diseños.

Se denunció abandono de obra por parte de la firma Sacyr, que construía el puente Hisgaura. Sin embargo, el 10 de noviembre de 2016 se firmó un adicional por $23.000 millones, con el fin de que el contratista reanudara las obras. En agosto del mismo año, Invías aplicó sanción por incumplimiento a Esgamo por 1.102 millones de pesos. En noviembre de 2016, el Fondo de Adaptación adicionó $23.000 millones al contratista, para seguir con la construcción de los tres puentes.

Vea también: ¿A qué se debe el mal estado de las vías en la zona céntrica?

Según informe de los 124 kilómetros de la vía, 48 están pavimentados, 10 más en ejecución y 66 pendientes por asignación de recursos.

Se aprobó una adición de $210 mil millones para la pavimentación.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad