Domingo 17 de Diciembre de 2017 - 03:55 AM

Productos La Victoria: Bocados llenos de sabor y tradición

¡Cómo no estar orgulloso de que Santander tenga una de las marcas insignias de pasabocas del país!
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Productos La Victoria: Bocados llenos de sabor y tradición
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

Ese orgullo es el que brota en cada una de las palabras de Julio César Ruiz Castellanos, gerente General de Productos La Victoria, cuando habla de la historia de la empresa, el crecimiento, la aceptación nacional y las más de 110 referencias que nutren el portafolio de la compañía. 

La génesis de esta empresa se dio con las papitas fritas en bolsa transparente que 48 años atrás empezó a comercializar en el barrio Campo Hermoso de Bucaramanga don Héctor Ruiz, su padre. Así nace La Victoria, 100% santandereana y hoy generadora de mil empleos directos e indirectos.

Luego de casi medio siglo de trabajo duro, modernización, inversión, búsqueda de oportunidades y el liderazgo de la segunda generación de los Ruiz, La Victoria hoy lleva por toda Colombia los sabores de los más ricos pasabocas (fritos y horneados) en diferentes presentaciones y tamaños. En cada rincón del país, La Victoria es un poquito de Santander; una marca con sello triunfalista, que a su lado estampa en cada empaque a la mujer campesina de la región.      

La diversificación de los sabores ha sido una constante de esta industria de alimentos. Las papitas fritas de antaño poco a poco le fueron dando paso al plátano, las habas y el maní; luego estos a los chicharrones artesanales, los carnudos y picantes; luego al popular Mixto y rey de la marca, a los trocillos, las rosquillas, las cebollitas, las papitas de sabores, los extrucitos… en fin, hasta hablar hoy de crispeta La Victoria.  

“Estos productos se hacen con mucho esfuerzo, con amor y dedicación; son productos excelentes y grandes generadores de empleo”, dice este emprendedor cuando se le pide resumir la aceptación de cada sabor entre los consumidores.

Sin duda, este empresario es un batallador de tiempo completo. Da vueltas por una oficina y luego por otra, saluda, toma el pelo, mira el teléfono, sonríe y sigue hablando de su empresa y alimentos, contando detalles y proyectos como tantas veces lo ha hecho. 

Y es que desde la cra 21 con calle 48, la que parece una edificación más de La Concordia, todos los domingos a  partir de las 6 de la tarde se inicia la producción de los fritos, cuyo ciclo termina el sábado siguiente a las 6 de la tarde. Algo similar ocurre desde la planta de horneados en Girón.  

No obstante, desde mediados de 2019 las operaciones de la planta de Bucaramanga cerrarán  para hacerlo desde la zona industrial de Guatiguará en Piedecuesta, donde se construye una moderna planta.  

“Si compramos productos santandereanos estamos ayudando a que esa empresa siga generando empleo, a que haya seguridad. Yo le doy gracias a las personas que nos han permitido seguir, porque consumen nuestros productos. Tenemos que colaborarnos entre todos, porque el santandereano lo tiene todo: es trabajador, echado para adelante y emprendedor”, dice con énfasis al invitar a consumir los productos 100% hechos en casa.

Destacado

“Me encantan todos los productos La Victoria, porque tenemos uno para cada ocasión: para un paseo, una fiesta, para picar, para las anchetas… El Mixto no puede faltar, es un producto muy tradicional”: Julio César Ruiz.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad