Domingo 31 de Diciembre de 2017 - 01:10 AM

Icoharinas: Una industria de retos que alimenta con pasión

“Comprar productos de la región es la mejor ayuda para el empresario. Eso nos permitirá seguir creciendo, y si crece la región todos nos beneficiamos”: José Rodolfo Castillo.
Icoharinas: Una industria de retos que alimenta con pasión

Si a usted le encanta el pan o la pasta, esta historia lo deleitará. En aproximadamente seis meses, en Girón estará operando la planta de producción de pasta más moderna de Colombia, la misma que a corto plazo espera exportar este alimento a Panamá. Y aunque esta apuesta sí tendrá un aliado italiano, el corazón del proyecto es 100% santandereano.

Una empresa de la región, con 31 años de experiencia y crecimiento, se ha propuesto impulsar la producción y el consumo de pasta en Colombia, ofreciendo un producto de calidad superior y a un precio muy asequible para todos. Se trata de Icoharinas, industria reconocida en el mercado nacional como molinera de trigo, su negocio principal.  

Y aunque la fábrica de pasta funciona hace 20 años en el norte de Bucaramanga, tras una titánica labor de traer una máquina de Italia; la nueva planta será tres veces más grande y dispondrá de equipos de última generación. Esto permitirá duplicar la producción de una tonelada (1.000 kilos) a 2.500 kilos de pasta por hora, y ampliar de tres a seis las referencias: espagueti, linguine, macarrón, concha, cabello de ángel y fideo.

Y es que mantener por más de tres décadas una industria de harina en un mercado muy reñido y  y en una región alejada del puerto donde llega la materia prima ha sido un desafío de todos los días. No obstante, tres pilares fundamentales son los que han permitido que Icoharinas tenga una historia grande por contar: La disciplina en todos los niveles y entendida como un valor corporativo, el amor por lo que se hace y la creatividad.

“La empresa ha tenido que atravesar por muchas dificultades gigantes y hoy en día tiene muchos retos gigantes, pero desde el primer día en esta empresa nos han inculcado el amor por lo que se hace, más que por un ingreso económico. El objetivo siempre ha sido crear una empresa que perdure en el tiempo y todos nos sintamos orgullosos”, expresa José Rodolfo Castillo, director de Desarrollo de Icoharinas.

Los 30 empleados que en 1986 iniciaron la fábrica con don Rodolfo Castillo, hoy al frente de la gerencia, actualmente son 130, incluso 10 de ese entonces aún laboran en la compañía, porque “Icoharinas es la casa, la familia de mucha gente”, dice José Rodolfo.  A la harina industrial y la pasta (marca Santali) se han sumado la harina familiar y ahora la nueva línea de premezclas (pancakes marca Paspán), un producto que le agrega valor a la harina.  

La  Costa Atlántica, el Eje Cafetero, los Llanos Orientales, Arauca, Cundinamarca, Meta, Boyacá, Bogotá y Cali, además de nuestra tierra, es la ruta que a diario recorren los productos con el sello Icoharinas, llevando alimentos nutritivos y a precios competitivos.  

Por eso, no es nada raro que el pan que hoy llegó a su mesa o al de miles de hogares colombianos haya sido elaborado con trigo molido con la dedicada mano de un trabajador santandereano.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad