Jueves 24 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Cine
Patrocinado por:
Viernes 27 de Julio de 2012 - 10:34 AM

Termina la saga con 'The Dark Knight Rises'

Tomada de internet/VANGUARDIA.COM
Termina la saga con 'The Dark Knight Rises'
(Foto: Tomada de internet/VANGUARDIA.COM)
La monumental ambición expuesta en cada recuadro de The Dark Knight Rises, el último capítulo de la ahora clásica trilogía de Batman del director Christopher Nolan, es paradójicamente su mayor virtud y su talón de Aquiles. Es una película tan grande que sus fundamentos se tambalean ante el peso de una abarcadora propuesta que, aunque imperfecta, jamás deja de ser asombrosa.

Como conclusión a la mejor saga de este subgénero que se ha llevado al cine,The Dark Knight Rises ofrece un final más que digno a la versión del iconográfico superhéroe que Nolan ha ido desarrollando desde Batman Begins. Sin embargo, visto por separado, es el más inflado de los tres largometrajes, con múltiples historias simultáneas que llevan su duración a 164 minutos, tiempo que se va en un abrir y cerrar de ojos gracias al diestro manejo del ritmo que emplea Nolan, pero que resultan en una cinta menos centralizada y más diluida que sus predecesoras, con suficiente trama para dos entregas.

El filme peca de uno de los mayores males en las cintas de superhéroes, aunque en un menor grado: demasiados personajes. El guión de Nolan y su hermano, Jonathan, no trata satisfactoriamente los respectivos arcos de todos, por lo que muchos se quedan al margen o son incluidos simplemente para impulsar la trama.  Pero aun con esta falla tan común, se siente apropiado para el desenlace de la trilogía.

Ve lo nuevo del mundo del cine

Batman Begins fue la película de Bruce WayneThe Dark Knight, la de BatmanThe Dark Knight Rises nos lleva a la más lógica evolución de la idea impulsada por el propio superhéroe a lo largo de la serie: confiar en la bondad de la gente para lograr salir de la oscuridad, por lo que aquí es meritorio que los propios ciudadanos de Gotham reciban un mayor protagonismo, como el Comisionado Gordon –interpretado magistralmente una vez más por Gary Oldman- y uno en particular que casi se roba la película.

La acción arranca ocho años después de los hechos de The Dark Knight. La Ciudad Gótica vive tiempos de relativa paz gracias a un acta instaurada tras el fallecimiento del fiscal de distrito Harvey Dent que abolió el crimen organizado y encarceló a los mayores criminales de la metrópolis. De Batman no se ha sabido nada desde que fue señalado como el autor de la muerte de Dent y huyó, mientras que Bruce Wayne se ha convertido en un ermitaño tras reconstruir su mansión.

Con la Policía recostada y la guardia abajo, entra Bane, un despiadado e inescrupuloso mercenario que organiza clandestinamente un ejército con el propósito de sacudir los cimientos de la Ciudad Gótica en un movimiento militante que evoca al de Ocuppy Wall Street. El villano es interpretado por Tom Hardy, quien aprovecha su imponente presencia física por encima de su talento histriónico para establecerse como una figura temeraria. Un pobre sustituto para el Joker, quizá, pero que representa una mayor amenaza para Batman, más aun con éste fuera de forma.

Christian Bale da su mejor actuación de la trilogía como Bruce Wayne, personaje que inicia la película en su punto más bajo y se ve obligado a levantarse, acción que Nolan utiliza en The Dark Knight Rises directa e indirectamente a modo de leitmotiv en distintas circunstancias y a través de varios personajes. Bale siempre ha sido un mejor Wayne que Batman, y en esta entrega es donde menos se le ve con máscara, lo que nos permite disfrutar más de los matices que le imparte al personaje.

Luego de un sólido primer acto en el que se establece prontamente la nueva realidad, tanto de los personajes como su entorno, The Dark Knight Rises cae en su parte más problemática en su punto medio, cuando –por razones que serán obvias para cualquier persona versada en la historia del superhéroe- Batman (y por ende, Bruce Wayne) es sacado de la ecuación y pasa a un segundo plano. La cinta se halla en su momento más débil durante este periodo, pero por suerte hay un personaje secundario que nos mantiene cautivos en la pantalla.

Joseph Gordon Levitt sobresale dentro del elenco como John Blake, oficial de la Policía ascendido a detective cuyo trasfondo es muy similar al de Bruce Wayne: huérfano desde niño y desencantado con la burocracia que se interpone en su persecución de la verdadera justicia. Gordon Levitt es una gran fortaleza del largometraje, actuando con convicción y dejándonos deseosos de ver más de su personaje, algo que podría o no darse en un futuro, dependiendo de muchas variables.

¿Y qué de las mujeres en el elenco? Nolan ha sido criticado por la falta de fuertes papeles femeninos en su filmografía, y  The Dark Knight Risescontiene uno de sus mejores y también sus peores. Anne Hathaway interpreta a la ladrona Selina Kyle con suma gracia, sensualidad, carisma y fuerza, distanciándose lo suficiente de la icónica actuación de Michelle Pfeiffer en Batman Returns para darnos una Catwoman –nombre que jamás se escucha en la cinta- más a tono con la realidad, como ha sido el estilo de Nolan.

Junto a Kyle, el papel de Marion Cotillard como Miranda Tate –miembro de la junta de Wayne Enterprises cuyo pobre desarrollo es una de las fallas más crasas del filme por razones que no se pueden divulgar- representan los intereses amorosos de Batman/Wayne, y ambos se sienten forzados, especialmente Miranda. Al menos entre Bale y Hathaway hay una excelente química que, aunque superficial al nivel de sus personajes, manifiesta una genuina atracción.

Las deficiencias del guión son compensadas por la mejor dirección de la acción que Nolan ha demostrado hasta el momento. El formato IMAX (que lamentablemente no podemos disfrutar en Puerto Rico) le provee al cineasta una escala digna de su épica visión, presentando todo más grande que grande en la pantalla para sumergir al público en las fantásticas secuencias de acción o acercarlos más al drama emocional, puntualizado por la emotiva interpretación de Michael Caine como el leal Alfred, capaz de arrancarle lágrimas a cualquiera.

Durante poco menos de tres horas, es fácil olvidar respirar mientras vemos The Dark Knight Rises. Nolan no despega el pie del acelerador, elevando la intensidad minuto tras minuto con la ayuda de la magnífica banda sonora de Hans Zimmer. Esta desenfrenada velocidad sirve no sólo para aumentar el nivel de excitación en el espectador sino además para esconder muchas de las lagunas que hay en el guión, pero Nolan siempre se ha distinguido por mantenernos concentrados en la pantalla y hacernos perdonarle estos deslices de lógica, como un mago que nos deslumbra con el truco.

Si bien el tercer acto es donde el director se aparta más de la realidad que ha imperado en la saga -atando cabos sueltos de manera apresurada y restándole un poco de impacto a un final que pudo haber sido aún mejor editándole dos segundos de celuloide- el filme culmina en un momento inspirador y emocionante, que sólo defraudará las expectativas más irracionales del más ferviente fanático. The Dark Knight Rises es una muy buena película que sirve como un decoroso final a una gran trilogía.



Publicada por
Tomada de www.primerahora.com
Su voto: Ninguno (7 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones