Publicidad
Mar Sep 26 2017
22ºC
Actualizado 05:58 am
Sábado 16 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Amor con virtualidad, sinónimo de falsedad

Las carteleras de cine colombianas, en el marco del mes del amor y la amistad, abren sus puertas a una película europea, que toma como eje central uno de los temas universales del arte: el amor.

Pero no el amor, propiamente aquel del que sopesaron y debatieron poetas como Lope de Vega, quien, a través de su yo lírico, expresó que “desmayarse, atreverse, estar furioso, / áspero, tierno, liberal, esquivo, / alentado, mortal, difunto, vivo, / leal, traidor, cobarde y animoso”, o Neruda, cuando expresó “cuántas veces, amor, te amé sin verte y tal vez sin recuerdo, / sin reconocer tu mirada, sin mirarte, centaura, / en regiones contrarias, en un mediodía quemante: /eras solo el aroma de los cereales que amo”, sino de un amor lleno de virtualidad y falsedad. Siendo leal a una expresión que promociona el filme, efectivamente, “el amor no se trata de la edad, sino de la conexión… ¡a internet!”. Esto lo tienen muy claro los realizadores del filme, pues en manos de su director, Stéphane Robelin, logran demostrar que en las redes sociales la verdad es una vil ficción.

El filme es una comedia, en todo el sentido exacto de la palabra, pues tiene las situaciones características de este género: escenas insólitas (un joven que enseña a un hombre de la tercera edad cómo utilizar un computador con el fin de flirtear con mujeres), juegos de sentido con base en los neologismos que surgen de los avances tecnológicos, cambios de roles, citas a ciegas en las que se recurre a engaños, presencia de parejas disparejas, entre tantas otras, que tienen como único fin entretener al espectador y generar una reflexión acerca de los alcances de esta era en que los celulares y demás artefactos son los reyes y tiranos. Incluso, en palabras de Pierre, su protagonista, la computadora, es vista como “una máquina diabólica” que, poco a poco, terminará siendo un invento que generará más de una sonrisa, bañada de un soplo celestial. Curiosamente, la historia pone en evidencia que el poder de la palabra sigue intacto, ya que, independientemente de cualquier tecnología, lo que realmente seduce a una mujer no es una descarga de emoticones, sino el tratamiento suave, delicado e inteligente que se puede articular con las palabras, armas de completa seducción. Lección que, poco a poco, aprenderá Álex bajo la guía tutelar de Pierre, un hombre que gracias a internet recobra la chispa que había perdido en la humanidad, en especial, en las mujeres.

Es evidente que Francia es potencia en cuanto a crear historias que median entre lo cómico y lo trágico. Prueba de ello fue el filme ‘Amigos intocables’, que, al igual que ‘Amor.com’, centra su historia en dos disímiles personajes que logran cautivar a los espectadores a partir de lo absurdo de su amistad. Este aspecto ha sido vital en el mundo de las letras, a lo largo de los siglos: Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza, por citar un conocido caso.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Bruschetta de espárragos encintados al pesto
Exquisito acompañamiento para un almuerzo mediterráneo.
Publicidad
Publicidad