Publicidad
Dom Dic 10 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm
Sábado 02 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Tres novedosas

Las carteleras de cine proyectan tres novedosas propuestas cinematográficas en las que el gran ganador es el espectador: ‘Señorita María, la falda de la montaña’, de Rubén Mendoza; ‘Polina, danser sa vie’, de Valérie Müller y Angelin Preljocaj; y ‘Loving Vincent’, de Dorota Kobiela y Hugh Welchman’.

Pureza en su

máxima expresión

En el documental que dirige Rubén Mendoza, la protagonista, María Luisa Fuentes Burgos, experimenta y padece un agitado y conmovedor periplo que la llevará a realizar una relectura de su vida, en un recorrido temporal que le permitirá, de la mano de Mendoza, revivir oscuros momentos de su infancia, adolescencia, juventud y adultez.

Los primeros minutos de ‘Señorita María, la falda de la montaña’ son significativos para comprender la historia, porque María, en medio del municipio donde vive, Boavita, Boyacá, tendrá que asumir una condición de tipo heroico, enfrentar los cimientos de una sociedad en que el catolicismo se impone en los imaginarios de cada uno de los habitantes de este lugar en donde la naturaleza es la gran soberana. Esos animales que aparecen ante la cámara de Mendoza, esos elementos verdes que se asoman en cada uno de los escenarios que le dan vida a este espacios son, infortunadamente, los únicos y leales compañeros de este personaje, que, por haber decidido asumir el rol de mujer, siendo hombre, enfrenta un proceso arduo que maneja con madurez y fortaleza, esa misma que tiene su cuerpo para lidiar, el día a día, en medio de todos los actos característicos de una vida en un ámbito rural -seguramente- salvaje para muchos espectadores.

El documental de Mendoza ofrece al espectador un personaje que pareciera surgido de la mente de un novelista. Su complejidad abruma; sus conflictos y sus situaciones hubieran querido asomarse en la mente de algún dramaturgo. Hacen pensar en aquella anécdota de Luigi Pirandello, cuando se refiere al proceso creativo de ‘Seis personajes en busca de autor’: “¿Qué autor podrá contar alguna vez cómo y por qué un personaje nació en su fantasía? El misterio de la creación artística es el mismo misterio del nacimiento”. En el caso de Rubén Mendoza, sin ser escritor, dio vida a un personaje anónimo perdido en aquel municipio de Boyacá, y se hizo universal. Un ser de carne y hueso que es un abanderado de una noble causa: vivir y ser fiel a su sentir y a su actuar. No caer en la acostumbrada hipocresía con la que se han formado las sociedades, bajo el lema del “qué dirán”. María es transparente, como esas corrientes de agua que se muestran en el documental. Un ser cristalino y especial, por expresarse y mostrarse como es.

El arte por encima

de todo

‘Polina, danser sa vie’, de Valérie Müller y Angelin Preljocaj, es una bellísima película, que, en medio de su lentitud, va creando una atmósfera en que los cuerpos levitan como seres danzantes bajo la música, que ejerce un rol central. Poco a poco, el espectador va conociendo el ámbito familiar en el que Polina va tejiendo sus sueños de llegar a ser una bailarina reconocida, mundialmente. Su formación clásica permea en ella una estricta disciplina, que contrasta con su sentir real, con esa alma femenina que pernocta en su ser; una artista con una luz que grita: ¡libertad! Su pasado en el Ballet Bolshoi de su país natal queda en el pasado, así como los rituales, las experiencias como mujer, sus emociones ante el amor, sus amistades y quimeras. Todas estas van juntándose como piezas de un rompecabezas que ya nunca más se sentará a jugar. Un pasado que se diluye ante el nuevo contexto en el que la vida la llevará: Francia, país frío que le hará replantear toda su existencia, todos sus proyectos.

Polina, ante una nueva realidad que la golpea, debe emprender una metamorfosis que no solamente se hace explícita en su nueva apariencia. Esta va más allá; será un proceso transformador que le permitirá realizar un viaje introspectivo, un contacto con sus verdaderos pálpitos, con sus reales latidos; no desde lo clásico, sino desde lo contemporáneo. Es un poco el transcurrir de aquel pintor, de Paul Gauguin, que toda su formación la pondrá al servicio de un nuevo sentir. En el caso de la protagonista de esta película, su mirada queda extasiada ante las nuevas maneras que su cuerpo le ofrece. Su palpitar moderno reta su alma clásica.

Movimiento tras movimiento, el espectador leerá esta película como si hubiese conocido la novela gráfica en la que se basaron sus directores, para descubrir, junto a Polina, cómo la danza tiene diferentes ropajes, diferentes maneras de vivirla; pero para poderse ejecutar de la mejor forma es necesario que el artista la comprenda con su cuerpo. Es por todo ello que la danza contemporánea llenará todos los vacíos, todos los sinsabores, y le dará una nueva perspectiva: ser auténtica.

Vincent por siempre

Es curioso que una película que se basa en la obra artística de uno de los grandes pintores de la humanidad se convierta, más que en un homenaje, en una pieza de arte. Esa técnica con la que Van Gogh revolucionó la pintura se torna explícita a lo largo de ‘Loving Vincent’, de Dorota Kobiela y Hugh Welchman. Sus personajes saltan de los lienzos a la pantalla grande, no para caer en sesudas reflexiones y eternos e incomprensibles análisis; sus creaciones son la fuente de la que beberán los realizadores de este filme para jugar a ser el dios Van Gogh y deleitarse con su obra-vida.

Su incomprensible mundo, su caos mental, su introversión, su amor por su hermano y la correspondencia, entre otros elementos, cobran vigencia y articulan una historia en la que Armand Roulin inicia un viaje para revelar el universo de Vincent van Gogh, después de la particular muerte del insuperable artista holandés.

La palabra como evidencia. Cada sentir de Vincent es fuente de análisis. Su obra-vida genera curiosidad. Su vida es tan inquietante como su muerte. Su gusto por pintar bajo la lluvia, sus frecuentes idas al mundo de la naturaleza son detonantes para el debate. Su vida en la pintura. Su pintura en su vida. La película, como novela detectivesca, llega a una conclusión: la relación que estableció con su hermano fue más fuerte que la que tuvo con el universo de las pinceladas, las pinturas y las imágenes.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Barras de granola
Las barras de granola o cereal son famosas y queridas por ofrecer múltiples beneficios nutricionales, compactados en una pequeña porción, práctica para llevar y disfrutar como snack en cualquier momento del día.
Publicidad
Publicidad