Sábado 06 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Egon, iconoclasta y transgresor

Ambientada en los últimos años de la Primera Guerra Mundial, ‘Egon Schiele’, de Dieter Berner, devela la vida de unos de los más grandes artistas de comienzos del siglo XX en Europa.

Bajo la dirección de Dieter Berner, el espectador podrá indagar en los elementos primordiales en la obra de uno de los artistas que más controversia generó en las primeras décadas del siglo XX: Egon Schiele.

El mundo del arte está lleno de figuras polémicas. Seres con una sensibilidad especial que no logran encajar en la mirada conservadora y mojigata del contexto en que nacieron. Esta es, precisamente, la situación que padece Egon Schiele, artista austriaco para quien su única responsabilidad era “defender la libertad del arte”. Fiel a su consigna, creó un mundo personal donde las mujeres eran protagonistas. Universo del que hizo parte su hermana Gerti, figura polémica en su proceso creativo, así como un gran número de mujeres que otorgaban más que sus cuerpos para quedar inmortalizadas ante los inconfundibles trazos de Egon, un ser incomprendido en su momento en que tuvo que padecer el caótico contexto de la guerra, pero que se hizo fuerte y leal a su arte, y logró su cometido: trascender después de la muerte, aquella que lo encontró a los 28 años.

Su legado, según la película, está conformado por, aproximadamente, 300 pinturas al óleo y más de 2000 dibujos y acuarelas. Piezas que recogen expresiones, sentires, situaciones y escenas donde las mujeres fueron protagonistas, testigos silentes que permearon más allá de su arte, más allá de su vida, más allá de su salud. Figuras femeninas que pasaban de sus ojos al papel, de este al lienzo. El hedonismo en su sangre subyace en sus magistrales piezas. Lo que para algunos era motivo de censura, para él era la máxima expresión de libertad. Llevar el cuerpo femenino a un lugar nuevo. La mujer, en su desnudez, ante la mirada del artista. La pureza y su opuesto, juntas en un solo ser, retratadas desde la particular propuesta pictórica del artista austriaco.

A lo largo del filme, el espectador se asumirá como testigo del camino que fue liderando este artista que tenía claro su objetivo: ilustrar el mundo femenino, sus cuerpos, sus miradas, sus formas, guiadas siempre de la mano de Egon, protegido de otro grande, amante de las mujeres, el insuperable Gustav Klimt, quien incluso le cede una de sus modelos.

Egon Schiele era un artista que, según el filme, estaba todo el tiempo en función del arte. Las mujeres que conocía, tarde o temprano, se convertirían en sus modelos. Su arte, considerado pornográfico, pretendía hacer una representación de la mujer con base en su cuerpo, sus líneas, sus colores y sus proyecciones. Artista visionario que logró el éxito personal y creó un estilo, sin atender a modas o movimientos pasajeros.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 lugares exóticos para realizar tu boda en Colombia
Aunque muchas parejas optan por ceremonias tradicionales el día de su  boda, hay quienes prefieren marcar la diferencia eligiendo no sólo temáticas...
Publicidad
Publicidad