Sábado 06 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Rapito y Sapón, una historia de amor

El mundo de la literatura está de fiesta. Uno de los grandes representantes de las letras, Alekos, presenta una nueva novela donde plasma dos de sus más grandes pasiones, ilustrar y escribir.

Rapito y Sapón es una obra completamente ilustrada en que los niños menores de tres años podrán soñar y conocer una narración, protagonizada por dos seres muy estimados por la naturaleza, pero no tanto por los seres humanos, un ratón y una ranita, donde el amor es protagonista. Lo que parece imposible se torna realizable. En un país con forma de mano, surge el sentimiento de atracción entre Tito el ratón y Esmeralda, una ranita. Aunque habitaban en lugares distantes, los detalles que ambos se enviaban dieron fuerza al sentimiento que mueve a los seres vivos y juntos quedaron.

Esta novela permite que el lector que se aproxime a ella pueda reconocer que en una mano está el poder de dar vida a un relato amoroso, que inicia, como toda relación, desde la admiración. Por un lado, el narrador, que se queja de que solamente le dejaron “un calcetín y un calzón”, presenta a un ratón, llamado Tito, quien distaba de los de su especie, en cuanto a los gustos que tenía, pues “solo comía col picante y mejillón con limón”. Mientras tanto, la ranita Esmeralda, el personaje del que está perdidamente enamorado el ratón, amaba los detalles que él le obsequiaba, que incluían vestidos y flores. En esta montaña de huellas, lo único que quedó de este relato, como cita su narrador, es “alguno que otro retrato”, pues la pareja de enamorados, luego de la boda, emprenden la huida a una “extraña nación”, con dos nuevos tripulantes, un Rapito y un Sapón, “con caritas de sapito y colitas de ratón”.

Esta obra ofrece a los lectores de todas las edades, y en especial a los consentidos de la casa, el acto de emprender un recorrido en que los seres de la naturaleza son las voces cantantes de esta historia de amor. Dos completos desconocidos que empiezan a sentir un nuevo pálpito en su corazón, intercambian detalles, para, después, fusionar sus vidas, convertirse en un nuevo ser y crear el milagro de toda existencia en su universo dactilar, jugar a ser Dios, al crear a dos simpáticos personajes: Rapito y Sapón, dos figuras que nacen de un auténtico sentimiento; dos animalitos que son la prueba fehaciente de que cuando el amor aparece nadie lo detiene.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Traje de baño, el mejor outfit de verano
Visitar algún destino paradisiaco se convierte en uno de los planes perfectos para disfrutar en vacaciones. Un despliegue de actividades por...
Publicidad
Publicidad