Sábado 13 de Enero de 2018 - 12:01 AM

La búsqueda de la belleza más mundana

Lo mejor del arte mundial regresa este año a las salas de cine de nuestra ciudad. ‘Los jardines del artista: impresionismo americano’ se exhibirá los días 19, 20 y 21 de enero, para deleite de todos los amantes de la pintura.

‘Los jardines del artista: impresionismo americano’, de Phil Grabsky, es un documental clásico en que las mujeres se imponen, no solamente por las intervenciones y declaraciones que expresan en torno a las raíces del impresionismo en Estados Unidos, sino porque se exalta la gran labor que ellas tuvieron en la evolución de este movimiento que nació en Europa en el siglo XIX.

Solamente con apreciar el afiche promocional de este impecable material audiovisual, los espectadores podrán hacerse una idea, debido a la imponente imagen de la obra ‘Niña en un sillón azul’, de Mary Cassatt, pintura de 1878 en que se percibe una particular postura del personaje central, un grito de libertad en medio de una sociedad que exigía a gritos aires de renovación y “cambios radicales”. Una obra en la que se aprecia uno de los rasgos más significativos del movimiento impresionista: la luz. El impresionismo americano fue un sucesor de la propuesta europea y demostró que en regiones de Estados Unidos como Connecticut, Massachusetts y Pensilvania la naturaleza tenía su propia magia y podía ser retratada con su propia luz.

A lo largo de este documental se resalta la presencia vital de Monet como influencia primordial para la larga lista de artistas norteamericanos que encontraron en la técnica impresionista su razón de ser, su válvula de escape. Como se menciona en el filme, a través de un jardín, tanto el pintor como el espectador podían evadir la realidad y vivir una nueva. El jardín se transforma en un puente que permite dar el salto a un escenario más amigable. En medio de las selvas de cemento, el arte hizo el alto en el camino para indicar con su voz que la naturaleza aún podía estar allí, así fuera, al menos, en forma de arte.

Desde los primeros minutos el espectador podrá descubrir cuán importante era para el artista impresionista el pintar al aire libre, el ser parte de lo que plasmaba en el lienzo. La naturaleza es esa gran protagonista que ofrece su mejor rostro para que un grupo de selectos y talentosos artistas se internen en una de las tareas más complejas del ser humano: retratar la magia efímera de un momento. Una escena en un jardín es el detonante de todo un proceso creativo en que el pintor lucha con los colores durante toda su vida y durante todas las tonalidades que son posibles ver durante las estaciones. Si algo queda claro en este documental narrado, por Gillian Anderson, es que el invierno también tiene su magia y esta también hizo parte del impresionismo americano.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Gafas de sol, por gusto y salud
Las gafas de sol son uno de los accesorios que más nos encantan en días de playa. Lo interesante es que debes saber que las gafas de sol son...
Publicidad
Publicidad