Publicidad
Jue Feb 22 2018
22ºC
Actualizado 09:36 am
Sábado 03 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

El mundo onírico de Boris A. Zárate Torre

La Alianza Francesa de Bucaramanga inicia el año con una exposición que fusiona la pintura tradicional con las nuevas alternativas del mundo digital: ‘Círculos: de pinceles a pixeles’, del diseñador industrial y artista visual Boris A. Zárate Torres.

Décadas atrás sería impensable generar una fusión entre ‘pinceles’ y ‘pixeles’. Gracias al talento y al concepto visual que propone el maestro Boris A. Zárate Torres, todo esto es posible.

Su nueva exposición, ‘Círculos’, ofrece al público la opción de emprender un viaje surrealista, alimentado en toda una serie de personajes y situaciones que solamente podrían tener como origen un sueño, pero no uno cualquiera: uno que lleve a generar fusiones entre seres de la naturaleza; uno en el que los sentidos asumen su liderazgo de manera independiente; uno donde los símbolos se convierten en seres activos que emprenden actos.

Es casi imposible que un espectador no se detenga en alguna de las escenas en que el círculo es el punto de origen. Obras como ‘El nacimiento del globocactus’, que, además de generar un juego de palabras, también produce una fusión de figuras, formas y seres. El mundo onírico de Zárate Torres se hace tan cercano, tan palpable, tan amigable por momentos. Ese “nacimiento” que podría guardar relación con esos que creó, para el mundo del arte, uno de los grandes del surrealismo, Salvador Dalí. Ese momento de cambio, de transformación, que lleva indudablemente a un nuevo comienzo, a un nuevo inicio, tal y como podemos apreciarlo en cada una de las piezas que forman esta exposición, que todo tipo de público podrá disfrutar sin restricción, pues sus escenas tienen un rasgo constante: invitan a ser observadas; generan cierta empatía con el público.

Seres como los kiwis que vuelan, los lobos negros que rodean a un indefenso ser, los gusanos que pernoctan en un cerebro, un hombre cucaracha, se mezclan con situaciones en las que un soberano y un bufón, por igual, intentan llamar la atención, impactar en las masas, en las multitudes, recurriendo a algún ardid. En el mundo surrealista de Boris A. Zárate nada se escapa. Robots que transitan en un mundo futurista, junto a posibles dragones, develan que el tiempo no es lineal; es una ilusión. El presente, el pasado y el futuro juntos, no fragmentados, no segmentados. Todos, actuando en un mismo espacio. Flores “pixeladas” que denotan la frialdad de la naturaleza, como si las formas naturales a las que el ser humano está acostumbrado hubiesen dejado de existir.

Una pugna por la diversidad de figuras y seres se aprecia en cada una de las obras. La impresión digital en lona banner o mixta sobre impresión digital en lienzo son algunas de las técnicas empleadas por Zárate Torres para generar un nuevo orden: el surrealismo como elemento vital para ingresar en un nuevo universo, como forma para evadir la realidad. Aquel ojo con el que generó terror Luis Buñuel en su afamado ‘El perro andaluz’ se asoma en varias de sus ilustraciones, como en ‘La mirada clavada’ o ‘Chinesco con escoltas’. En fin, una exposición en que lo onírico es gran protagonista.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Camarones a la vinagreta
Refrescante forma de comer los camarones, ya sea como una entrada o como un plato fuerte suave en las noches.
Publicidad
Publicidad