Sábado 02 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Primeros ensayos

La sencillez y la humildad son dos expresiones de la sabiduría. Esta afirmación es un poco temeraria, pero no atrevida, porque este libro de ensayos del joven escritor Hugo Armando Arciniegas, publicado por Ediciones UIS, nos ofrece el placer de la lectura desde una dimensión sencilla y a la vez compleja.

En estos ensayos no hay aspavientos ni ataduras en el uso manido y pernicioso de las teorías literarias, tan en boga en el ámbito académico universitario. Por el contrario, los estudios sobre Pedro Gómez Valderrama, Gabriel García Márquez, Manuel Mejía Vallejo, Alejandra Pizarnik, Jorge Isaacs, Baldomero Lillo, Blanca Varela, José Hernández, Lima Barreto y José Luis Garcés González, entre otros, son una invitación al deleite y al placer de la lectura; y precisamente allí está la complejidad de esta obra, porque los ensayos que la integran constituyen una experiencia en el saber de nuestra literatura latinoamericana.

En esta obra, Hugo Armando Arciniegas se aproxima a las novelas, los poemas y los cuentos de los autores antes mencionados, a partir de temas como el doble, la influencia literaria, la soledad, el erotismo, la locura, la música y la muerte, entre otros, tratados todos con la magia de la palabra en la plenitud de la ensoñación. Esto se evidencia en el trasfondo poético de su escritura, que se anuncia ya desde los títulos de los ensayos, y que se extiende en la manera como expone sus planteamientos.

Tal parece que Hugo Armando Arciniegas es un heredero, muchos años después, del maestro mexicano Alfonso Reyes, pues su escritura es un ejercicio que recrea la palabra tanto en su dimensión creadora como en su dimensión reveladora. De acuerdo con este joven autor, las flores en La Casa de las Dos Palmas, de Manuel Mejía Vallejo, son el trasunto o la imagen del cortero amoroso y del erotismo. Por otra parte, nos revela la presencia del escritor norteamericano Erskine Caldwell en la obra cumbre de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad. Por último, y por solo citar aquí algunos ejemplos, Arciniegas redescubre el tema de la soledad de la mujer, durante y después de la Revolución mexicana, en la novela Hasta no verte Jesús mío, de Elena Poniatowska.

Indudablemente, abundan los senderos de palabras y de pensamientos en este, el primer libro de Hugo Armando Arciniegas. Así que una vez, amable lector, transite por “Primeros ensayos. Reflexiones sobre literatura latinoamericana”, su autor le susurrará en el oído aquella frase tan hermosa del “Ulises” de Joyce: «Para aprender hay que ser humildes».

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Arroz peruano con mariscos
Esta plato de la gastronomía peruana fue preparada por el chef del Club de Comercio, Ricardo Mena.
Publicidad
Publicidad