Sábado 22 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Es más fácil ser hombre, pero prefiero ser mujer

En sus libros, la Profe Luisa revela siempre un tono educador, de profesora que no descansa.

Tal es el caso de su último libro, titulado Es más fácil ser hombre, pero prefiero ser mujer. En tiempos en que proliferan los libros sobre género, algunos de ellos enfrascados en teorías herméticas y, en ocasiones, sesgadas, la Profe Luisa escribe una obra libre de ataduras teóricas. En su libro, la Profe Luisa analiza la situación de la mujer en Colombia, a partir del recuerdo de su abuela, de los libros que leyó en su infancia, de los programas de televisión que vio, así como de nombres de mujeres que han tenido un papel en la historia, pero que, por causa del machismo, han sido invisibilizadas.

Quien se acerque a estas páginas no podrá esperar un tratado riguroso sobre la situación de la mujer. No estamos aquí frente a una tesis de estudios de género. Estamos, por el contrario, frente a un libro sencillo, ameno, pensado quizá para un público lector que no desee encontrar en él la solución a siglos de machismo, sino acaso una visión más de una profesora que analiza de manera sencilla el caso en cuestión. Lo cierto es que cuando se lee a la Profe Luisa, el lector no puede sino imaginarla en un aula de clase, allí, frente al tablero, disertando sobre todo aquello que escribe en su libro, y recordando con nostalgia la imagen de su abuela, un personaje sólido y fuerte que se enfrentó a su manera con el machismo.

Resulta interesante también que la Profe Luisa no cae en el error de las discusiones de género de carácter lingüístico, que son, en ocasiones, carentes de sentido. ¿Quién no estaría de acuerdo con que se elimine del Diccionario de la lengua española la acepción ‘sexo débil’ en relación con la mujer? Por supuesto que debe eliminársela, como bien lo ha resuelto la Academia. Pero que los estudios de género se enfrasquen en el debate acerca de fórmulas como ‘todos y todas estamos complacidos y complacidas, respectivamente’ no hace sino desviar la discusión de lo realmente importante.

Termino esta reseña imaginándome a las estudiantes de la Profe Luisa. Ellas, por supuesto, tienen ahora otros referentes de programas de televisión, de lecturas y de anécdotas; pero, aun así, podrán comprobar que las sugerencias machistas que están viendo en la actualidad tienen su origen en un pasado que no es del todo diferente. Imagino también que estas estudiantes están discutiendo en este momento los roles de género, y luego llegan a sus casas y trasladan los debates a la mesa del comedor, en compañía de sus padres y de sus hermanos. Allí cobra valor un libro, por más sencillo que parezca, cuando trasciende los límites de una primera lectura y se inserta en un plano de debate constante.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 canciones para proponer matrimonio
Pedir matrimonio es todo un ritual. El lugar, el ambiente y los detalles, así como las canciones, son determinantes. Algunos temas musicales se han...
Publicidad
Publicidad