Publicidad
Mar Sep 26 2017
19ºC
Actualizado 07:14 am
Domingo 19 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

“No me importa mi edad siempre y cuando me vea como me veo”

Durante 10 días visitó la ciudad con su show ‘Akí está la Chilindrina’. Asegura que siempre sintió gran curiosidad de conocer Bucaramanga y por eso no dudo en aprovechar su espectáculo para corroborar que ‘la ciudad bonita’ era lo que durante muchos años había escuchado.

A sus 60 años y siendo aún recordada por su personaje de ‘La Chilindrina’, el cual ha personificado desde hace cuatro décadas, María Antonieta de las Nieves mantiene su imagen alegre, fresca y tranquila.
Inició su carrera artística a los siete años, cuando participó en la telenovela ‘Senda prohibida’ (primera telenovela producida en el país azteca por Jesús Gómez Obregón).
Siempre quiso ser reconocida por actuar en papeles dramáticos, sin embargo la propuesta que recibió de Chespirito cambió inesperadamente sus planes.
María Antonieta recuerda que le dijo a Chespirito que ella era una actriz dramática,     a lo que él le respondió: “los buenos actores hacen drama y comedia”. Finalmente aceptó con la condición de “no hacer payasadas, ni caras chistosas, no creo tener nada de una comediante”.
Esta recordada e inolvidable actriz está casada desde hace 40 años con Gabriel Fernández, productor de televisión mexicana, con quien tiene dos hijos, Gabriel y Verónica. De su familia también hace parte su incondicional compañera Chiquita de las nieves (su perrita).
Desde hace más 20 años María Antonieta ha recorrido México, Centroamérica, Sudamérica y Estados Unidos presentando su show ‘Akí está La Chilindrina’, con el que divierte a chicos y grandes.

Preguntas y respuestas

¿Cómo ve el hecho de que después de 40 años continúe en el corazón y la mente de tantas personas?
Es una alegría que no se puede definir. Tal vez se oiga ególatra pero han sido tantos años que estamos acostumbrados al cariño de la gente, que nos vean como de la familia, sé que es una responsabilidad porque la familia debe dar buen ejemplo, siempre traté que lo que se veía en la televisión no se desvirtuara tanto. Cuando una niña me habla es maravilloso, porque lo único que pasa es que me ve más grandota que en la tele, pero me habla como a otra amiguita de 8 años, eso quiere decir que he logrado mi objetivo.

La hemos visto en diferentes telenovelas, es otra forma de actuar. ¿Qué disfruta la comedia o los dramatizados?
Hasta los 18 años pensé que iba a ser dama joven dramática. Mi primera telenovela la hice a los 7 años se llamó ‘Senda prohibida’, personifiqué una niña muy mala, me encantaba llorar y hacer llorar. Por ese papel me gané el premio como a la mejor actriz infantil. También hice muchos doblajes de voces, me dedique a eso durante muchos años. Fui una actriz que tenía trabajo todo el tiempo. Entré a trabajar con Chespirito cuando tenía 18 años, recuerdo que en el primer programa cuando dije el primer chiste y el público se rió, sentí mariposas en el estómago. Cuando terminé el programa lloraba de emoción.
¿Qué valores le dio María Antonieta a La Chilindrina?
No sé. Siempre he tratado de portarme lo bien que quisiera que se portarán mis hijos y darles el ejemplo, que nunca se sintieran mal por lo que fue su madre. Si en algún momento hubiera pensado que mis hijos les iba a dar vergüenza lo que hacía no lo hubiera hecho.

¿Cómo fue manejar su personaje y sus hijos?
Mi hijo veía el chavo, tenía como 3 años, pero no sabía que yo era su mamá, un día me acompañó a Televisa, yo no captaba que él nunca me había visto arreglándome como La Chilindrina, me peinaron, maquillaron, me puse el saco y cuando me pongo el diente dijo: “¡Chinindrina mamá!”, en ese momento me sentí orgullosa, lloré de la emoción. En cambio mi hija era celosona, hubiera querido que yo fuera sólo para ella, entonces cuando salíamos los niños me pedían autógrafos y besos, y además sin poderle decir a los niños que ella era mi hija, porque ellos tenían que quedarse con la idea que yo era una niña.

Y con los amigos de sus hijos…
Con los amigos de mis hijos era seria adrede, sino no me tomaban en serio. Tuve que ser mamá más drástica que la mayoría de las mamás, por mi físico y mi personaje porque si no mis hijos me tomaban el pelo, pero creo que lo entendieron muy bien.

¿Cómo mantuvo el equilibrio de su vida, a pesar del éxito que logró desde muy joven?
Creo que por lo mismo que empecé muy joven. Como mis papás no estuvieron en el ambiente artístico siempre hemos sido de ideas conservadoras y muy católicos, ellos no hubieran dejado que me hinchara. Posiblemente yo en algún momento si me haya ‘mareado’, fue cuando trabajé con Chespirito, la competencia me ofreció trabajar con ellos, ese programa lo estelarizaba, pero no me sentía contenta a pesar que me pagaban muy bien. Al año me llamó nuevamente Chespirito que me regresará a trabajar con él, como ya había suplido mis necesidades económicas, acepté. En ese momento me sentí importante, pero todo lo que me prometieron no fue, me lo cambiaron, tuve que aceptar porque no tenía otra solución. Fue un descontrol y lo tuve muy bien merecido, aunque la pase muy mal.

¿El mejor recuerdo que tiene de El Chavo?
Cuando fuimos a Acapulco. Nunca pensé que el Chavo fuera a salir de la vecindad y menos a Acapulco que para mí es el amor de mi vida.  

¿Conserva la amistad con algunos de los personajes del Chavo?
Pensé que éramos una familia, así lo sentí durante muchos años. Claro siempre hay diferencia, hay cosas que no nos gustan de otros, tonterías. Desafortunadamente cuando Chespirito dejó de hacer ‘El Chavo’ me di cuenta que no era lo que yo creía, no digo que él nos haya mentido, pero las cosas que dijo las dijo porque lo sentía pero después lo hacían cambiar de opinión. Siempre nos dijo que los personajes eran de nosotros.

“Ni en mi vida privada ni en mi vida pública he dado nada malo que decir”

Televisión
1957: Pulgarcito
1958: Senda prohibida
1961: La Leona
1966: Sábados de la fortuna
1967: Un Novio para dos hermanas
1968: El Ciudadano Gómez
1968: Los Supergenios de la mesa cuadrada
1969: Corazón de dos ciudades
1970: El Amor de María Isabel
1974: Pampa Pipiltzin
1974: Mundo de juguete
1975: La odisea de los muñecos (voz)
1979: El Chanfle
1982: El Chanfle II
1983: Secuestro en Acapulco
1983: El más valiente del mundo
1983: Don ratón y don ratero
1984: Charrito
1990: Sor batalla
1994: Aquí está la Chilindrina
1994: Chilindrina en apuros
1997: Conan
1998: Preciosa
2005: Sueños y caramelos

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (7 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pan Integral Diario
Un delicioso pan integral para disfrutar cada día.
Publicidad
Publicidad