Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 06:06 pm
Jueves 27 de Julio de 2017 - 12:01 AM

La fe, mano amiga que nos llena de vida y nos sana

Una enfermedad, especialmente aquella que es muy grave, nos mueve el piso y trae consigo grandes preocupaciones. Se puede entrar en desesperación, pensar que todo está perdido y que ya nada tiene sentido. Sin embargo, la fe en Dios es más grande y Él nos da fortaleza para enfrentar este reto.
Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
La fe, mano amiga que nos llena de vida y nos sana
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

Me cuenta uno de mis lectores que fue al médico y que le detectaron un tumor cancerígeno en la cabeza.

Los oncólogos lo han tratado con sus medicinas y quimioterapias, pero el paciente en su carta me deja ver que presiente que “esa enfermedad no tiene reversa”.

Añade que jamás pensó que algo así pudiera ocurrirle. Asegura estar aferrado a los tratamientos y a las oraciones; pese a ello me relata que cada día que pasa se siente peor.

Me escribe que trata de entusiasmarse con la idea de recuperarse, pero que cree que “este mal es muy poderoso”. Me pide unas palabras de aliento para poder sobrellevar este peso tan fuerte que la vida le ha impuesto.

Naturalmente siento mucho que esté pasando por una situación tan dura, ya que nunca será fácil asumir una enfermedad de este tipo.

Sin embargo le digo a mi lector, y a otros que puedan estar pasando por esta situación, que así como la vida nos pone pruebas difíciles también nos dotó con la capacidad de enfrentarlas.

Ante situaciones como ésta, la vida siempre nos pondrá dos opciones, y solo nosotros tenemos la autonomía de decidir cuál escoger: O nos echamos a llorar y sufrir, lamentándonos por lo que nos pasó; o le metemos ganas y tomamos la mejor actitud para sobrellevar los problemas.

¿Con cuál cree que se ganará más y se verán resultados inmediatos y agradables?

En muchas ocasiones estas pruebas nos sirven para qué cambiemos ciertos aspectos de nuestra vida que puedan estar mal y que debemos mejorar, pero que por alguna razón no le hemos prestado la suficiente atención.

A mi ‘paciente espiritual’ le planteó lo siguiente:

Analice y reflexione qué enseñanzas le está queriendo dejar esta experiencia, y una vez consciente de ellas piense en cómo podría empezar a cambiarlas para tener mejores resultados, ya sea en el plano de la salud como de su vida emocional, profesional y social.

A veces nos aferramos mucho a algunos pensamientos y hábitos que nos esclavizan y no nos dejan avanzar. Quizá esta sea una señal de que debe erradicar definitivamente de su vida todo aquello que pueda estar haciéndole daño y que no se ha dado a la tarea de eliminar.

¡Todo viene desde adentro! Así que no busque afuera lo que pueda estar mal en su interior, ya que la paz empieza consigo mismo.

Enfóquese en lo positivo, realice actividades que le gusten y no se ha permitido realizar, ¿qué le gustaría hacer en este momento que no ha hecho? Aprenda cosas nuevas, salga de la rutina y purifique su alma.

Cuando nos encerramos en una cosa no nos permitimos avanzar hacia lo mejor, y lo que menos debe hacer en este momento es ensimismarse en su frustración.

Cada día es un milagro, pero depende de nosotros el que lo hagamos más grande de lo que es o que pase totalmente desapercibido.

Recuerde que la vida le está dando la oportunidad de vivir un nuevo comienzo y usted tiene mucho más por ofrecer.

¡Es tiempo de ser fuerte y usted tiene el poder de sanarse!

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (73 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Buñuelos
No esperes a que sea diciembre para aprender a hacer esta delicia. Los buñuelos siempre serán la tradición de las familias en navidad.
Publicidad
Publicidad