Publicidad
Vie Sep 22 2017
26ºC
Actualizado 01:46 pm
Martes 01 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Hoy, el mejor presente

No deje que las añoranzas ‘lo bajen de nota’. Cada época de su vida es valiosa y debe disfrutarla al máximo. ¿Qué saca con quedarse evocando un pasado que ya se fue? ¡Viva el presente y sea feliz!

No soy de los que piensa que todo tiempo pasado fue mejor, pero tampoco creo que haya sido peor.

Considero que cada momento vivido, con sus altas y bajas, fue el ideal o al menos el que nos correspondía afrontar.

Podemos saborear el pasado, pero sin dejar de disfrutar la vida presente.

Si bien recordar viejas épocas nos permite saber de dónde venimos, no podemos estar coleccionando trozos de esos pasados idealizados que, además de llenarnos de tristezas absurdas, nos dejan atrapados fácilmente en un mundo nostálgico o melancólico.

Por no aceptar la realidad, muchos no se dan cuenta de que pueden ser felices más allá de los problemas.

Por alguna razón, estas personas se la pasan esquivando lo que la vida les trae en sus presentes, trasladándose de una forma mezquina al ayer.

Es como si padecieran de trastornos nostálgicos de la realidad. De manera errada creen que evocando un tiempo que ya se fue los hará sentirse mejor, cuando es todo lo contrario.

Recomiendo que no le huyan a la realidad. Si bien los recuerdos suelen engañarlos benévolamente y hasta les hacen pensar que sus pasados fueron mejores, tengan presente que en cualquier momento pueden ser felices.

No permitan que sus vidas se queden anquilosadas. La felicidad no puede tener efectos retardados; ella es para sentirla ya, entre otras cosas, porque los tiempos de Dios son perfectos.

Es preciso hacer un ejercicio mental y repasar todas esas bellas cosas que la vida nos da y no exagerar las angustias que hoy padecemos.

Por vivir sumergidos en añoranzas, olvidamos que la única verdad vigente es el momento presente y nos llenamos de miedos.

Nos corresponde aprender a disfrutar lo que la vida nos trae y eso se logra asumiendo los retos con altura.

Insisto en decir que, cuando las angustias nos sorprenden tenemos que enfrentarlas con dignidad.

Debemos desatarnos del pasado y, para ello es clave aceptar que hoy es el día más importante de nuestras vidas.

Tampoco debemos preocuparnos demasiado si el tiempo se nos vuelve algo turbio. En estos casos debemos hacer todo lo que podamos y dar lo mejor posible.

Mejor dicho: hagamos lo que esté a nuestro alcance en lugar de quedarnos añorando un pasado que hace mucho rato se nos fue.

¡Mil bendiciones!

PARA TENER PRESENTE

“Cualquier tiempo pasado fue mejor”. Esa es una frase de la autoría del político, militar y escritor español Jorge Manrique (1440-1479). Él incluyó tales palabras en coplas tras la muerte de su padre. Desde entonces, esta expresión se convirtió en el látigo de quienes siempre añoran épocas pasadas, por creerlas mejor que las actuales. Es obvio que esa expresión, en la vida real, solo reflejaba el dolor de alguien por la pérdida de un ser querido. Pero de ahí a que toda la vida se convierta en pasado hay mucho trecho.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (66 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Dulce de manzana
Para cortar la sal, un sencillo postre con todo el sabor de la manzana.
Publicidad
Publicidad