Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 02:56 am
Domingo 13 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Los problemas no les pueden quitar el sueño

Si pertenece al grupo de las personas que se preocupan demasiado y pasan las 24 horas del día angustiados por un sinfín de afugias, es un buen momento para comenzar a controlarse y recuperar al menos una gota de serenidad.

Algunas personas tienen la costumbre de estar pensando todo el tiempo en lo que les angustia. Sus problemas hasta les quitan el sueño.

¡Eso es lamentable!

Deberían tener en cuenta que ‘pasar la noche en vela’, en lugar de ayudarles a resolver sus situaciones, afecta de manera considerable a la salud.

Desde que se levantan hasta que se acuestan se la pasan atiborrados con la ‘montaña de problemas’ que padecen.

¿Por qué se afanan tanto?

Lo pregunto porque está comprobado que de cada cuatro situaciones que le quitan el sueño a la gente, tres de ellas sencillamente no suceden.

Ese dato es clave, sobre todo si se analiza que las preocupaciones innecesarias los debilitan físicamente y los desgastan emocionalmente, haciéndoles perder horas preciosas que podrían utilizar en mejorar sus calidades de vida.

Y si se arruinan la noche preocupándose por todo amanecen más agobiados, incluso con mayor agotamiento físico y mental.

Señores lectores: ¿les pasa esto con frecuencia?

¡Mucho cuidado!

Si no aprenden a darles un manejo adecuado a sus problemas, terminarán somatizando esas angustias en estrés, jaquecas, dolores musculares, úlceras, gastritis, depresiones y hasta infartos.

Permítanme evocarles algo que me enseñó un profesor, cada vez que me veía a mí y a mis compañeros cabizbajos y llenos de preocupaciones.

Él nos decía: “Por el camino se arreglan las cargas”.

Él docente añadía que, peor que estresarse por los problemas es caer en el ‘efecto licuadora’.

¿A qué se refería?

A que a veces revolvemos nuestros problemas con la cotidianidad y dejamos de vivir por culpa de un batido de angustias desabridas.

¿Qué hacer entonces?

Basta con tener voluntad y la disciplina suficiente para comprender y convencerse de que, sea cual sea la situación que los inquieta, son ustedes quienes deben estar por encima de las circunstancias y no las circunstancias las que deben dominarlos.

Con esto no les estoy diciendo que les saquen el quite a sus asuntos: Una cosa es angustiarse por nimiedades y otra muy distinta es ser responsable.

Las personas no deben sentirse perturbadas, solo deben dedicarse a asumir serenidad e inteligencia para emprender acciones concretas y prácticas.

No se ahoguen en un vaso de agua. Determinen cuál de todas las situaciones que le atormentan exige una solución inmediata o urgente.

Ya es hora de detener el tren de pensamientos. Tranquilicen sus vidas y accedan a un estado de calma.

Organicen mejor sus cosas, concéntrense en lo que sea prioritario sin dejar de vivir.

Si lo hacen, cuando llegue la hora de volver a pensar en el problema estarán más tranquilos y, lo mejor, tendrán más claridad mental para buscar soluciones a todo lo que les inquieta.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (73 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Gelatina para Navidad
Un pasabocas frío combinado con los colores tradicionales de la Navidad.
Publicidad
Publicidad