Publicidad
Vie Nov 24 2017
21ºC
Actualizado 06:23 am
Jueves 17 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Piense y encuéntrele la solución a cada dificultad

Aunque un problema tiene muchos brazos y cada quien asume sus angustias de una forma distinta; a veces las respuestas fluyen con el solo hecho de analizar la situación y buscando la salida que más se ajuste a nuestras posibilidades.

Cuando los problemas toquen a su puerta, antes que esconderse, enfréntelos. Porque si los ignora, ellos seguirán perturbándolo cada vez más.

Yo sé que, con relativa frecuencia, usted se siente vulnerable y hasta cree ahogarse en medio de tantos líos que se le presentan en la cotidianidad. No obstante, es mejor solucionarlos y no postergar nada.

Si opta por sacarles el quite, esos mismos problemas se le irán multiplicando y lo vencerán.

¿Siente miedo a la hora de mirar de frente sus vicisitudes?

Pues, es normal. Quiéralo o no, el miedo siempre está presente. Sin embargo, el hecho aceptarlo y verlo ‘cara a cara’ lo convierte a usted en un ser más fuerte y digno.

Respire profundo, llénese de calma y de argumentos sólidos; y luego ‘póngale el pecho a la brisa’.

Aunque no sea fácil, debe armarse de valor y enfrentar las vicisitudes, entre otras cosas, para que se demuestre a usted mismo que no se da por vencido ante las adversidades.

Además, siendo consecuente con el ritmo de su vida, lo más coherente es ver sus angustias de una manera objetiva y, por supuesto, analizarlas lo suficiente como para encontrarles las salidas correspondientes.

De entrada le digo que, en el caso de sus problemas, habría que contemplar varias categorías: algunos se resuelven solos, sin que por ello se tenga que quedar esperando milagros caídos del cielo; hay otros que, a lo mejor, deben resolverlos otras personas; y no faltan los problemas que, como una bendición divina, quedan en manos de Dios.

En esta página quiero hablar de los problemas que están en la categoría de los “que debe resolver usted”. Por ende, no hay excusas para evadirlos.

¿Qué hacer?

Defina con claridad cuáles son las situaciones difíciles por las que atraviesa y, en orden de prioridad, asuma cada reto de una manera disciplinada y seria.

En todos los inconvenientes, busque las raíces y el fondo para que pueda visualizar las soluciones reales y no se quede solo en ‘pañitos de agua tibia’.

Antes de implementar cada una de sus decisiones, evalúe las consecuencias que tendría el hecho de que algo salga contrario a lo que pensaba. Eso se lo planteo por física prevención y, además, porque si las cosas no le llegan a salir bien, antes que echarse a morir, debe aceptar la responsabilidad total de lo que pueda pasar. Tenga presente que las cosas fluyen.

Si ya está listo, deje atrás las excusas: ¡Póngase manos a la obra!

Si es un hombre devoto, podría recurrir la oración. Una plegaria es, más que un bálsamo, una fuerza revitalizadora que le permitirá mantenerse en firme.

¡La fe atrae lo positivo!

A cada situación dele su tiempo de cumplimiento. Una decisión tomada, más allá de la cantidad de esfuerzo que deba imprimirle, tiene un poder increíble cuando existe el compromiso de un plazo impostergable.

Yo sé que los problemas no se solucionan de la noche a la mañana. Pero sí es clave actuar en el momento necesario, para que la vida misma le vaya generando salidas viables a cada uno de sus asuntos.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (65 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Cebiche de tilapia caribeño
La preparación típica del cebiche de pescado, esta vez de Tilapia, con el madurito caribeño.
Publicidad
Publicidad