Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 08:10 am
Martes 29 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Active su mente en modo positivo

Usted decide si se deja o no afectar por las situaciones que vive. En ese sentido, la serenidad y una actitud positiva son claves.

Si se aferra a lo negativo, difícilmente se sentirá bien. Todas las cosas que le resten entusiasmo, ya sea en el trabajo o en el hogar, hacen que sus decisiones queden embadurnadas de ‘mala vibra’.

Lo digo también porque su mente suele crear problemas que no existen; y si no aprende a dominarla, se verá inmerso en ‘películas absurdas’ que usted mismo escribirá y protagonizará.

Si ve la vida de una manera positiva y asume las cosas con serenidad, todo lo que haga le resultará bien.

No es magia ni brujería, tampoco es esoterismo; es ‘lógica pura’. Incluso no necesita de ningún campo electromagnético para comprobar lo que le estoy diciendo.

Su mente decide qué quiere atraer de una conversación, de una situación en particular o de una imagen. ¡Y es su deber interpretarla de una forma sana!

Usted dirá que no es fácil no dejarse impregnar de tantas cosas grises que pasan a su alrededor. Sin embargo, la clave es que con esa ‘esponja’ que es su mente sepa equilibrarse y extraer lo ‘bueno’ de cada hecho, por muy ‘negro’ que él sea.

Si lo que tiene en su cabeza está equilibrado, no se afectará por nada; o sea que la ‘mala vibra’ de otros no tendría por qué resonar en sus pensamientos. Y si se llena de entusiasmo y analiza todo con la fe suficiente, siempre tendrá un semblante esperanzador.

Es cierto que los puntos negativos se le pueden asomar, pero usted no es una cesta de la basura para recibirlos.

Y, de igual forma, si no fomenta basura, tampoco la irradiará.

Ha de saber que toda la energía negativa es creada por emociones que no ha aprendido a manejar, por actitudes y sentimientos que vienen de las personas con las que se involucra y, por supuesto, por unos argumentos que usted mismo escribe por esa forma pesimista de ser.

Cada vez que llega a la oficina de mal genio, ya sea por sus problemas económicos o porque sus proyectos no le salieron como pensaba, esas energías se traducen en su desempeño profesional.

Lo propio pasa cuando se lleva a su hogar el mal ambiente laboral, sobre todo cuando se relaciona con ese tipo de compañeros que son amargados.

Recuerde que a veces usted se encuentra con una persona y, de inmediato le da mala espina; también pasa que ve gente que le transmite paz y tranquilidad.

Es usted el que absorbe o no esas energías.

Dicho de otra forma: es clave la forma como asuma el comportamiento de las personas, y en eso sus pensamientos son los que pueden afectarlo o no.

Por experiencia propia sé que pensar positivamente en cada momento da una ventaja fundamental. Por eso, debe visualizar éxitos, no fracasos; y debe alimentar a la vida, no destruirla.

Hacer eso que le sugiero es sencillo, solo tiene que ser usted mismo.

Está comprobado que cada quien tiene la capacidad para elegir emociones y formas de pensar que sean constructivas.

Háblele a la gente con seguridad, certeza y amabilidad. Transmita sus ideas de un modo sincero, sáquele lo bueno a cada situación y siempre actúe con honradez.

Asuma la responsabilidad de lo que piensa y de lo que hace.

Nunca caiga en trampas ni jamás les mienta a los demás ni a usted mismo. Cuando haga una promesa, manténgala; y cuando cometa un error, admítalo y corríjalo.

¡Dios lo bendiga!

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (44 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Alfajores de Chocolate
Sándwiches de Galletas y arequipe, bañados con chocolate.
Publicidad
Publicidad