Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Domingo 03 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

El efecto ‘cebolla’

A veces nos dejamos llevar por los problemas y nos la pasamos agobiados y llorando. La vida también requiere de entereza. Es preciso enfrentar las duras pruebas que nos imponga la vida.

Un problema suele ser como una cebolla: nos pica, en algunas ocasiones nos resulta difícil de digerir y hasta nos hace llorar.

Sin embargo, tal y como pasa con el referenciado vegetal, aunque no lo crea, al final esa situación que vivimos nos proporciona ciertos beneficios que no imaginábamos.

¿A qué viene esta comparación?

Sucede que cuando la cebolla se corta produce una reacción química que hace que se impregne en el ambiente, al punto que logra sacarnos más de una lágrima.

¡Lo propio pasa con un problema!

Cuando él se nos presenta sentimos una ruptura de nuestra cotidianidad. Como es apenas normal, también esa vicisitud desata una reacción a la que no podemos ser del todo ajenos, a menos de que pretendamos ser irresponsables o indiferentes.

¿Qué hacemos? A veces lloramos.

Yo digo que llorar es relativamente sano, porque desahoga al alma; no en vano se dice que ‘emociones expresadas, emociones superadas’.

Sin embargo, no podemos quedarnos ahí amargados. Lo digo porque vamos por la vida quejándonos por todo lo que nos sucede, en vez de darnos cuenta de que Dios permite determinadas situaciones para que las superemos y avancemos.

Mejor dicho: es normal que ese problema nos genere un poco de llanto pero, tal y como pasa cuando cortamos la cebolla, nos corresponde asumir el momento y apropiarnos de serenidad para seguir adelante.

Además, Dios nunca nos proporcionará un problema para el cual no tengamos la respuesta y la fortaleza necesarias.

Échele cabeza y valore esas cosas que, a pesar de haber sido ‘feas’ o incómodas en su vida, a la postre le han dejado alguna enseñanza valiosa.

No puede permitir que la situación que afronte deje su espíritu en el piso, ni mucho menos se quede ‘llorando sobre la leche derramada’.

Hay personas que no comen ni duermen pensando en el problema, cuando muchas veces la solución está más cerca de lo que se imaginan.

Hay que tener valor para afrontar esa dificultad.

Nadie dice que asumir un problema sea fácil; pero tenga en cuenta que en medio de la lluvia, lo mejor es ver en dónde se puede escampar. Después de un fuerte aguacero, viene la calma y sale el sol.

Por muy grave que sea su problema, recuerde que una vez lo solucione usted volverá a ver claro.

Hay un ‘lado bueno’ en cada situación; la clave es encontrarlo. Si usted sabe para qué ocurren las cosas, comprende lo que le está sucediendo.

Reitero que su problema puede ser como la cebolla, esa que lo hace llorar. Pero si sabe manejarlo y resolverlo con una sencilla dieta espiritual, al final resultará benéfico para su vida.

PÍDALE A DIOS

Ciertos problemas aparecen con fuerza sobre nosotros, al punto que logran deshojar nuestro estado de ánimo. Es ahí cuando sucesiones vertiginosas de emociones ‘feas’, que nacen en un hoyo de la barriga, desembocan en malas caras, gritos, rupturas, ansiedades y hasta en silencios depresivos.

Son aquellas temporadas en las que se mira al cielo para encontrar una respuesta y nada logramos porque las nubes se tornan más grises y oscuras que el pensamiento.

Por eso cada día nos vemos pegados a la cama y de pronto

nos percatamos de que la voluntad está refundida entre las sábanas. Luego reconocemos que respirar duele tanto como hablar. Si se siente agobiado pídale a Dios fuerza, serenidad y claridad para encontrarle, por sus propios medios, una salida viable a su problema. ¡Hágalo con fe y verá que Él le dará alivio a su alma!

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (39 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pechuga de pavo rellena con quinoa, champiñones y tocineta
Pechuga de Pavo, rellena con mezcla de Quinua, Champiñones y Tocineta. Para aquellas ocasiones especiales.
Publicidad
Publicidad