Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm
Martes 03 de Octubre de 2017 - 12:01 AM

Aprender a decir “gracias”

El poder demostrar el agradecimiento es un estado de nuestro carácter que siempre puede mejorarse, si lo practicamos. El solo acto de darle gracias a Dios por un nuevo día es un sano ejercicio que todos deberíamos realizar. ¿Usted sabe ser agradecido?

¿Ha disfrutado del canto de los pájaros cuando amanece?

Un amigo mío dice que al despertar siempre da gracias a Dios por dejarlo escuchar la melodía de las aves y por darle la oportunidad de poder vivir otros 1.440 minutos, que corresponden al nuevo día.

Cuántos hay por ahí que amanecen refugiados en el gris cuarto de un hospital o se les ve acostados en cualquier calle o parque.

Muchos, refugiados en sus propias penas, se desahogan, lloran, ríen y sobrellevan entre todos la ‘terapia’ de su recuperación.

A todos, de alguna forma nos ha pasado. Hemos vivido situaciones confusas y hemos tropezado. Pero no por eso podemos dejar perder la esperanza de recomponer el camino y disfrutar la vida.

Es fundamental aprender a superarnos y a vivir a pesar de los problemas, del tiempo perdido y de la impotencia en la que a veces nos vemos sumergidos.

El mensaje de hoy es claro: Debemos aprender que el hoy es un regalo que, si bien no tiene la garantía de que será el mejor de todos, sí nos permite estar agradecidos con Dios por darnos una nueva oportunidad de recomenzar.

Cuando somos seres agradecidos, nuestra mente se enfoca en lo que tenemos y no en lo que nos falta. Ese simple hecho nos hace personas más felices.

Quienes son agradecidos construyen con los demás. No podemos comprender qué es ser agradecido, si antes no tomamos consciencia de que formamos una sola familia y que debemos crecer y desarrollarnos con el aporte de todos.

Ser agradecido es volver al amor, aceptando que no lo podemos hacer todo solos y que necesitamos del prójimo. Es dejarnos amar, creer en la gente de bien, eliminar los recelos y acortar las distancias.

Estoy haciendo una sencilla invitación a vivir una terapia personal que tenga como ingrediente el ser agradecidos con la vida y realizar una catarsis en la que consigamos liberarnos de las decepciones, de las venganzas, de los miedos y de las angustias de los problemas del día a día.

Algo para resaltar: decir gracias no cuesta mayor cosa. De hecho, es claro que la expresión de gratitud más sencilla consiste en una mera sonrisa.

La noble expresión de ‘dar gracias’ le hace saber a la otra persona que su presencia, su palabra, su silencio o sus actos son importantes y que de alguna manera nos ayudó.

Dicho de otra forma, ser agradecido es respetar y valorar lo que los demás hacen por nosotros, más allá de los resultados.

Estamos llamados todos a asumir el riesgo de abrir el corazón para expresar nuestro agradecimiento, con respeto, libertad y amor; y sin prejuicios y sin condenas.

La forma más fácil y rápida de lograr el pleno desarrollo espiritual consiste en la práctica de la gratitud, porque ella nace y se desarrolla en el corazón, que es precisamente el lugar en donde más tiene asidero la espiritualidad, y en donde habita aquella parte de nosotros que participa de la misma naturaleza de la Divinidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (57 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Galletas decoradas con glass
Estas galletas son perfectas para cualquier ocasión, puedes hacerlas con los moldes de preferencia y jugar con las figuras. Recuerda decorar a tu gusto con el glass.
Publicidad
Publicidad