Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 08:41 pm
Jueves 16 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Desbarajuste del alma

La depresión es un estado de ánimo anormal, que se caracteriza por la tristeza, el abatimiento, la aflicción, la pérdida de interés en las actividades cotidianas y la incapacidad para disfrutar de experiencias placenteras, además de que produce trastornos en el sueño y el apetito

Las crisis económicas, los problemas afectivos, la soledad que nos acompaña y en muchos casos las decepciones hacen que caigamos presos de diferentes grados de depresión.

La verdad es que estos trastornos se están convirtiendo en las alteraciones que más afectan a nuestra cotidianidad.

Todos, salvo contadas excepciones, solemos pasar por sentimientos transitorios de tristeza o de infelicidad en relación con fracasos personales, sucesos desagradables, duelos u otros hechos desafortunados.

Si bien en muchos casos el tema es pasajero, es evidente que a veces no les prestamos la debida atención a estas situaciones.

En ocasiones creemos que se trata solo de un desgano más, sin prever que el estar así nos hace sentir desesperanzados y apesadumbrados, al punto de que nos sentimos incapaces de vivir.

¿Es su caso?

¡Mucho cuidado! Porque si no se controla, poco a poco seguirá perdiéndole el interés al sentido de su vida y le resultará más difícil concentrarse en sus agendas.

¿Tal vez esa depresión sea la causa real de su insomnio, de sus episodios de irritabilidad, de su preocupación extrema y, en general, de esa sensación de desasosiego interior.

Ojo, porque este asunto no tiene edad ni fecha. En todo momento estamos propensos a sufrir depresiones, dadas las condiciones en la que vivimos hoy día.

El asunto será más grave a medida que pase el tiempo, pues la prevalencia de la depresión aumentará por el estilo de vida que hemos ido alimentando: Tendremos lazos afectivos más tenues, que se perderán con más facilidad; será más evidente la falta de estabilidad en las relaciones; sin contar aquellos hijos que no tendrán la certeza de contar con sus padres. ¡Ni hablar de las comunicaciones interpersonales, las cuales serán cada día más difíciles!

Nos urge aprender a hacerles frente a las situaciones duras que puedan surgir, ya sean problemáticas familiares, rupturas de pareja o incidencias laborales, por mencionar solo algunas de ellas.

No podemos permitir que nada, por complicado que sea, nos pase por encima y nos deje tirados en el piso.

Puedo plantear muchas opciones para no deprimirse, tales como: disfrutar de todo aquello que nos ofrece la vida; no luchar contra la corriente en cosas que definitivamente no son para nosotros; no hacerle daño a nadie; consentirnos; y tal vez la mejor de todas las recomendaciones, orar. La vía espiritual, sin caer en fanatismos ni dogmas, suele ser un bálsamo o una gran herramienta para llenarnos de confianza y asumir cualquier reto que la vida nos imponga.

Nota de la Redacción: Debemos fijarnos en qué tan recurrentes son los síntomas posibles de una depresión. Y en el caso de que no seamos capaces de hacerle frente nosotros mismos, será preciso consultar a un experto en el tema.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (36 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pizza Mediterránea
Una deliciosa pizza con todo el sabor de la cocina mediterránea
Publicidad
Publicidad