Publicidad
Vie Feb 23 2018
21ºC
Actualizado 06:31 pm
Domingo 24 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Tocados por Dios

Hay gente que da fe de cómo Dios transforma nuestro mundo. En la noche de hoy, en la víspera de la Navidad, preparémonos para recibirlo en nuestro corazón y gozar con sus bendiciones.

Son muchas las historias de hombres que cuentan que un inesperado día, justo cuando estaban a punto de caer en sus más terribles vicios, se sintieron tocados por Dios.

Afirman que el Espíritu del Señor vino sobre ellos con poder y fueron transformados en mejores seres humanos; unos totalmente diferentes a los ‘rastrojos’ en los que estaban sumergidos.

Confieso que todos esos testimonios me reconcilian con la vida, entre otras cosas, porque puedo comprobar en medio de tanto escepticismo y desánimo que reina en estos tiempos, que es posible cambiar para bien.

Las luces de los ojos de aquellos que dan fe de esta especie de milagro brillan con tanta nitidez, que nos irradian a todos.

Me sorprende ver cómo, a pesar de vicios como el trago, las drogas alucinógenas, los juegos y tantos enemigos de nuestra tranquilidad, estas personas han podido transformar sus vidas. Algunos hasta hacen de este proceso un auténtico apostolado.

Comprobar que la gente se puede recomponer nos contagia de fe porque, de alguna forma, nos hace pensar que todo lo bueno que decidamos hacer es posible con una férrea voluntad.

En mi caso personal, todos estos ejemplos me recargan de energía y me instan a continuar en mis propósitos y a animar a otros a que decidan ir tras sus metas.

A pesar de mis obvios instantes de desaliento, que nunca faltan, estas personas me invitan a seguir viendo el horizonte con optimismo.

Elegí este tema para hoy, justo en la víspera de la Navidad, para invitarlos a reflexionar sobre la importancia de dejar entrar a Dios a nuestra vida. En medio de la alegría de estas festividades decembrinas propongámonos ser mejores personas y ayudar más a los necesitados.

No es preciso estar a punto de tocar fondo para poder vivir esta transformación.

Todos podemos cambiar ahora mismo y crecer espiritualmente.

Dicen que en la Navidad el Niño Dios viene a este mundo para que entendamos lo que significa una vida completa y llena de sanos propósitos.

Él nos conoce y nos ama, pero lo más importante es la actitud de nuestro corazón y la honestidad.

Lo invito a dejarse a tocar por Dios, no porque yo sea alguien con autoridad para hacerle tal propuesta, sino porque cada día el Creador le ofrecerá garantías para tener fe y creer en un mejor mañana.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (81 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Croquetas de arroz
Croqeutas de arroz, acompañante suave con sabor costeño.
Publicidad
Publicidad