Jueves 28 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

La verdadera fe nos hace crecer

Si bien les recuerdo a todos mis lectores lo importante que es mantener una bella amistad con Jesús, también es fundamental experimentar una relación estable con nuestras propias emociones y nuestra energía.

De manera errada, algunas personas consideran que para sentir su espiritualidad deben retirarse a la montaña, tal y como lo hacen los monjes; refundirse en un convento a seguir ciertos dictámenes religiosos; o lo que es más común, se matriculan en determinado credo.

No descarto que en esas opciones se encuentre un ambiente sano para lograr cierta conexión interior; pero definitivamente considero que la espiritualidad va por dentro y ella se manifiesta en la vida cotidiana, junto con quienes nos rodean.

Porque ser espiritual no es un estilo o una moda más, es una forma de experimentar el bello arte de vivir.

Independiente de lo que creamos, todos los seres humanos somos espirituales por el solo hecho de tener la capacidad de generar emociones y de ser canales de energía.

Si bien cada doctrina está atada a la fe, descubrir la espiritualidad es apostarle al respeto por los valores, a trascender y, sobre todo, admitir que somos de carne y hueso.

Algunos que dicen ser espirituales, en lugar de hablar el lenguaje cotidiano, se la pasan enredando los conceptos y van por ahí juzgando a los demás. Yo no creo que Dios esté de acuerdo con ese proceder.

Otros proclaman un Dios lejano, en vez de sentir a un Ser Supremo que siempre está dispuesto a perdonar y que no necesita de alabanzas o sacrificios que nos nieguen como personas.

¿Ha visto personas religiosas que viven amargadas y destilando odio por donde van?

También hay aquellas que pecan, rezan y creen que así empatan. Esas personas tienen muy clara su religión, pero terriblemente empañada su vida espiritual.

¡Dios habita en cada uno de nosotros!

La gente necesita hablar de lo que siente, expresar sus sentimientos, formular sus preguntas, tener la oportunidad de expresar sus argumentos y ser auténtica por encima de una obligación religiosa.

Tener fe no es, de manera precisa, alcanzar una conexión con una institución o con una iglesia específica; sino ser capaz de entablar un diálogo con la voz interior o vivir lo que muchos denominan como la “unión con Dios”.

La espiritualidad busca que usted se encuentre con su ‘yo’ para amarse y para brillar con luz propia y, por ende repartir eso por el mundo con una mente y corazón limpios.

Muchos creen en Dios, pero le dejan todas sus responsabilidades a Él. Además viven quejándose de todo, criticando a los demás y asumiendo el rol de víctimas.

Dicho de otra forma: esas personas no tienen una relación sana con ellas mismas ni con nadie. Y si no empiezan por conocerse, difícilmente entenderán lo que encierra verdaderamente el concepto de Dios.

Más que creer o no, lo que se necesita es un gran trabajo en materia de crecimiento espiritual.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Tendencias en maquillaje que se impone en esta temporada
Las tendencias de maquillaje para esta temporada le apuntan a un rostro natural. Una piel fresca, con tonos vibrantes en los labios y los delineados...
Publicidad
Publicidad