Martes 02 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Un nuevo comienzo

Un nuevo brillo llega con este 2018. Aprópiese de una gota de esperanza y de fe para confiar en que la vida le traerá lo que necesita; sobre todo salud.

Comenzó 2018 y aunque todavía retumban las doce campanadas que extinguieron al 2017, algunos continúan enfiestados; otros están sumergidos en una profunda tristeza porque les tocó volver al trabajo; y los que viven en otras ciudades se confunden en abrazos y llantos, lamentando el hecho de tener que dejar la ‘tierrita’.

Y a menos de que usted continúe en su temporada oficial de vacaciones, es preciso asumir que estamos experimentando tiempos nuevos.

Por ende, tenemos expectativas por lo que nos augura esta nueva edición de nuestras vidas.

Lo digo, entre otras cosas, porque no podemos recibir este calendario como venga. Hacer eso es algo tonto, pues un nuevo año no es cualquiera; es un regalo muy valioso como para echarlo a perder.

Es preciso comprometernos a hacer todo lo que corresponda para encontrar una mejor versión de cada uno de nosotros y tener un crecimiento personal.

Es decir, es fundamental enfilar baterías en lo que deseamos lograr y trabajar por ello.

Debemos recargar las fuerzas y todas las ilusiones para emprender el que debe ser el mejor año de nuestra vida.

Tendremos nuevas oportunidades para convertir la vida, el hogar, el trabajo y nuestra relación en algo más bello.

La verdad es que no podemos cometer el error de dejar que las horas hagan de las suyas. Recuerde que la vida pasa y el tiempo no se detienen ni un instante.

Esta es una invitación a recuperar nuestras ganas de vivir, lo que implica voltear la página y empezar a sumar entusiasmo y esperanza.

Si vivimos con pasión todo lo que nos corresponde hacer; si nos relajamos y aprendemos a ser más productivos; si practicamos la tolerancia, la gratitud y la paciencia; si escuchamos las voces de nuestros corazones; mejor dicho, si decidimos hacer actividades que nos devuelvan a la vida, nuestro 2018 se volverá grato.

Vamos por nuestras metas, acabemos con los malos hábitos y creamos de una vez por todas en nosotros mismos.

La clave no está en ver qué tan rápido se nos va a pasar este año, ni en luchar contra él; sino en vivir el sano ritmo de la vida y convertir estos 12 meses en nuestros aliados.

En estos propósitos, tampoco olvidemos la importancia de soltarnos de las cadenas del rencor y decidirnos perdonar. Es preciso que aliviemos las cargas y dejemos atrás los malos momentos.

El propio Señor lo dijo: “No traigamos más a nuestra memoria pesares del ayer, abramos nuevos y más esperanzadores caminos”.

Propongámonos hacer lo que en realidad podamos hacer este año y no planeemos lo que sabemos que jamás haremos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 ventajas de estar sola
Muchas veces cuestionamos la soledad y la visualizamos como a un enemigo que nos quiere ver y hacer sentir débiles. Lo que no sabemos es que estar...
Publicidad
Publicidad