Jueves 08 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

En sus marcas, listos... ¡Recomencemos ya!

Una de las tareas más difíciles de asumir es la de volver a empezar. Y nos resulta complicada porque sentimos que todo ha sido en vano, además de percibir que los esfuerzos emprendidos hasta el momento se quedan en cero.

¿Le ha pasado?

¡Seguro que sí!

Todo eso tiene que ver con desprenderse de algo para siempre y con sembrar las semillas de un mundo nuevo.

Es como entrar en un lugar desconocido y asumir tal ‘oscuridad’ para experimentar otro proyecto de vida.

Cuando eso pasa nos toca respirar profundo. Y aunque no lo entendamos al principio, poco a poco nos vamos dando cuenta de que recomenzar no es tan malo como pensamos.

Es una alternativa viable porque, en cierta forma, nos permitirá volver a lo básico para replantear cosas y nos hará visualizar opciones que no habíamos contemplado.

La clave en este proceso es no desanimarse. Así no se vea como el triunfador de otras épocas, usted sí posee la suficiente energía como para retomar el camino.

Aunque quienes lo rodeen ignoren su valor, aunque sienta que lo que ha hecho ha sido ‘inútil’, aunque la ingratitud sea la paga, recuerde que siempre podrá ver otro horizonte.

Recuerde que si llegó a este punto fue porque la vida lo sacudió. Es como estar en medio de una de esas tormentas que azotan las ramas y lanzan las hojas a los cuatro vientos.

No es gratuito el hecho de vernos obligados a recomenzar. Es obvio que la vida misma nos está exigiendo algo más que retroceder.

Haga usted su propia reflexión y comprenda que tiene el poder de remplazar el miedo por la calma.

Admita la responsabilidad que tuvo para volver a estar en el mismo sitio en el que se encontraba ayer y haga los ajustes del caso.

Nada saca con echarles la culpa a los demás de lo que pasó. Mire hacia su interior y encontrará una respuesta de lo sucedido.

También venza el posible asomo de vergüenza que pueda darse. Ese sonrojo no es más que un gesto normal de pena.

Suplántelo por una idea positiva. De lo que se trata es de que puede echar de su vida el temor al cambio.

Aprópiese del siguiente término: “Yo puedo hacerlo”.

Su mente lo acatará de manera literal y le permitirá emprender el vuelo.

Usted tiene el poder de seguir.

Por eso, seleccione lo que mejor vaya con su salud, con sus finanzas y con su felicidad.

Tenga fe, porque cuando usted cree siembra en la tierra y todo crece.

Encargue al subconsciente con la tarea de darle solución a cualquier nuevo reto que se le presente. Aunque no lo crea, antes de lo que se imagine, recibirá la respuesta a la situación que vive.

Sueñe con nuevas cosas, pero con los pies en la tierra.

Recuerde que su imaginación es una facultad poderosa y si tiene convencimiento de su prosperidad, no hay nada qué temer.

La solución está en la situación misma y las respuestas están dentro de cada pregunta. La inteligencia le responderá cuando usted la llame con fe y confianza.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Traje de baño, el mejor outfit de verano
Visitar algún destino paradisiaco se convierte en uno de los planes perfectos para disfrutar en vacaciones. Un despliegue de actividades por...
Publicidad
Publicidad