Jueves 08 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Desenrede sus problemas

Dicen que un problema es una “oportunidad” que llega de manera sorpresiva, pero que si se enfrenta con dignidad le deja grandes enseñanzas.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Desenrede sus problemas
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Tome conciencia de que los problemas que hoy padece no son tan graves como parecen. Es más, muchos de ellos ni siquiera alcanzan ese calificativo de ‘gravedad’ que usted les da.

Si bien es cierto que ellos le angustian y que lo sacan de la relativa comodidad en la que se encuentra, eso no quiere decir que representen el ‘fin de su mundo’.

Las dificultades por las que atraviesa, aunque implican que debe realizar ciertas modificaciones en su forma de actuar, a la larga le resultarán ‘benéficas’.

¿Por qué?

Porque le permitirán aprender valiosas lecciones de vida y prepararse mejor para enfrentar exitosamente las inevitables vicisitudes que forzosamente se le seguirán presentando en el futuro.

Además, descubrirá que podrá vencer los momentos críticos y, mejor aún, saldrá refortalecido de ellos.

Esta es una invitación a asumir los ‘dolores de cabeza’ de su cotidianidad con una actitud propositiva. Para ello, debe actuar siempre de una manera correcta, de tal forma que pueda liberarse de los complejos de culpa que lo puedan estar atosigando.

Abra las ventanas de su mente y las de su corazón para que vientos renovadores sacudan esos temores que hoy lo espantan y que, por un absurdo imaginario, le hacen pensar que los problemas van a acabar con su vida.

Desarrolle nuevas dinámicas, actúe de una manera más valiente y cerciórese de que la serenidad lo inunde. De igual forma, siempre tenga la cabeza despejada para espantar tantas ‘cucarachas’ que se le anidan.

Le reitero que debe aprovechar estas circunstancias duras y procurar obtener el máximo progreso personal de todas ellas.

Es algo así como poner eso “malo” que le ocurre a su favor.

Si asume este reto, usted adquirirá nuevos causas y todas las cosas que le ocurran lo van a llenar de entusiasmo, al punto de que podrá restaurarse.

Recuerde cuando afrontó un problema del pasado. Admita que cuando lo solucionó pudo descubrir qué eso era lo que estaba necesitando para abrirse paso hacia el logro de otras metas.

Si afronta problemas en su oficina, si pasa por una crisis sentimental, si los conflictos y las peleas se están convirtiendo en su “pan de cada día”, no tome decisiones apresuradas o en caliente; es mejor emprender el trabajo de mirarse con sinceridad y aceptar qué tanta responsabilidad tiene usted sobre esas anómalas situaciones.

Puede que las cosas que descubra no le gusten del todo, al menos inicialmente, pero será muy importante las nuevas perspectivas y las lecciones que ellas puedan darle.

Los “malos momentos” no son eternos y, en cambio, sí son oportunidades para recibir grandes enseñanzas.

Todo lo que le pasa en la vida hace que se fortalezca su espíritu y se forme su carácter. Aprenda a tomar las cosas por el lado positivo y descubrirá valiosas e interesantes facetas de la vida que lo sorprenderán de manera grata.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pan Saludable con Hojuelas de Avena
Un delicioso pan integral con el aroma de la manzana y la canela.
Publicidad
Publicidad