Domingo 08 de Abril de 2018 - 12:01 AM

A veces nos extraviamos

¿Por qué nos desviamos de nuestras metas, perdemos el horizonte y nos resulta complicado volver a encarrillarnos. ¿Qué debemos hacer cuando eso nos ocurre?

¿Se ha sentido perdido alguna vez? Quien responda que “no” es un mentiroso. A todos, en algún momento, nos hemos visto desorientados.

En la oficina o incluso en nuestro hogar nos hemos encontrado ‘fuera de lugar’. La verdad es que en cualquier entorno podemos sentir que no sabemos muy bien por qué estamos ahí.

Y no se trata solo de un sitio específico, también sentimos eso en las relaciones amorosas, en el estudio, en algún trabajo que desempeñamos, cuando profesamos algún tipo de credo o cuando estamos liderando algún proyecto, en fin...

En ocasiones llegamos a poner la mirada en otras cosas fuera de nuestros anhelos, perdiendo la visión y el enfoque.

A veces pretendemos ir por el camino fácil, en otros momentos nos dejamos llevar por otros. Entre más nos alejamos de nuestro proyecto de vida, más despistados nos sentimos.

Buscamos llenar nuestra vida con cosas superficiales, personas y pasatiempos para al final de cuentas entender que estamos vacíos.

Sea cual sea la causa que nos desvió, experimentamos esa sensación de inseguridad que no nos abandona con facilidad. Son esos momentos en los que nos confundimos, nos estresamos y nos angustiamos.

Eso suele sucedernos cuando examinamos lo que estamos haciendo y algo nos dice que no estamos logrando lo que habíamos esperado.

Lo peor es que cuando sentimos eso nos embadurnamos de más temores y creemos, de manera errada, que no poseemos la fuerza suficiente para reencontrarnos.

Si eso nos pasa, no debemos confundirnos más.

Porque el mayor problema que aparece cuando nos perdemos es que el miedo revolotea los fantasmas del pensamiento, los cuales nos hacen correr despavoridos.

Deberíamos entender que los senderos de este mundo son muchos y, a veces, las situaciones que menos imaginamos son las que cambian por completo nuestro destino.

Y cuando todo eso sucede nos sentimos vulnerables. Ahí sí muchos se acuerdan de Dios y entienden que sin Él no son nada.

Si usted, por algún motivo, hoy siente que ha perdido la brújula de su vida, recuerde que llegó a este mundo a volar y que tiene derecho a aprender de los errores, pero al mismo tiempo debe mirar hacia el frente.

Además, le aseguro que no se perderá una, sino varias veces. No obstante, Dios estará siempre cerca para mostrarle el camino que debe tomar, ya sea para avanzar o para regresar a casa.

Dese cuenta de que debe enderezar su camino.

Encienda las luces del entendimiento y recurra a su fe para recibir la sabiduría que le permitirá reencontrarse.

No olvide que Dios conoce su corazón y está al control de cada aspecto de su vida, aunque sea el más mínimo detalle.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Las parejas de famosos más duraderas
Existen muchas celebridades que a pesar de las cámaras y la poca privacidad han logrado construir matrimonios sólidos y duraderos. Revista Novias...
Publicidad
Publicidad