Jueves 19 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Sumas y restas

Si alguien no suma, que al menos no reste. Nunca he entendido por qué algunos insisten en estar al lado de personas que los frenan.
Sumas y restas

De manera desafortunada, solemos encontrarnos con gente que en lugar de aportar a nuestra vida siempre nos resta.

Son esas personas que, poco a poco, nos van exprimiendo las energías y terminan aniquilándonos con sus ‘malas vibras’.

Al mirar a nuestro alrededor, detectamos ‘vampiros energéticos’, de esos que nos roban hasta la última gota de nuestro entusiasmo.

Hablo de esa gente amargada que está en nuestras oficinas transmitiéndonos sus desganos; también hago referencia a esas parejas sentimentales que, en lugar de ayudarnos a despegar, nos atan con sus celos y demás inseguridades.

Lo anterior sin contar a todos aquellos que solo nos llaman para quejarse, para contarnos sus eternos problemas, para juzgar ‘sin ton ni son’ o incluso para embadurnarnos de chismes.

Nada bueno sacamos al estar al lado de quienes nos alejan de nuestros objetivos, que nos hunden en sus formas perversas de actuar o que respiran desaliento. ¡Ojo! Esos sujetos empobrecen nuestro espíritu y nos arrastran al punto de hacernos tocar fondo.

Son individuos frustrados, neuróticos, bipolares y complicados. Ellos son expertos en arrojarnos todas sus inmundicias, como si fuéramos sus canecas de basura.

En medio de nuestra cotidianidad y casi sin darnos cuenta nos vemos inmersos en relaciones conflictivas y participamos en charlas nada propositivas. Al final, comprobamos que estamos perdiendo el tiempo.

Por fortuna no todos son así. Gracias a Dios hay personas que son centradas, nos apoyan, nos tienden una mano, nos dan sabios consejos y, en general, siempre nos enriquecen la vida.

Esas son las personas que recordamos con cariño, que nos dejan huellas positivas y que en últimas se convierten en inolvidables.

Son esos amores que nos permiten crecer, esos profesores que nos dieron lecciones de vida, esos padres que nos enseñaron valores, en fin...

¡Debemos rodearnos de gente así!

Apuesto por la gente que suma y que, definitivamente, aparece en nuestra vida para dejar un lugar especial en nuestros corazones.

LO QUE NOS SUMA

* La historia revela que los triunfadores derrotaron a la oscuridad y se enfrentaron a obstáculos ‘descorazonadores’. Y ganaron porque brillaron y se negaron a dejar que sus derrotas los desanimaran. Tenían su propia lámpara: el entusiasmo.

* Hacer compañía consiste en añadir algo a la vida de los demás y

hacer que ellos se sientan cómodos y seguros con nuestra cercanía.

* No podremos hacer siempre lo que queramos; pero sí está en nuestras manos querer aquello que hacemos.

* El que puede cambiar sus pensamientos, puede cambiar su destino.

* Quien tiene siempre ante sus ojos un fin, hace que todas las cosas le ayuden a conseguirlo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 ventajas de estar sola
Muchas veces cuestionamos la soledad y la visualizamos como a un enemigo que nos quiere ver y hacer sentir débiles. Lo que no sabemos es que estar...
Publicidad
Publicidad