Jueves 12 de Julio de 2018 - 12:01 AM

¿Vivir con lo justo?

Yo sé que para ser feliz no se necesita demasiado. Sin embargo, el denominado ‘minimalismo cotidiano’, entendido con vivir con poco, no siempre es una buena estrategia para crecer. ¡Es preciso ser emprendedor y entender que se tiene derecho a más!

La vida de cada quien no es un asunto de suerte. A usted le irá bien o mal dependiendo de su propio esfuerzo, de la paciencia que tenga, de lo diligente que sea, de los hábitos que asuma y, por supuesto, de la voluntad que tenga para enfrentar el ‘día a día’.

Yo sé que es probable que esté desempeñando algún cargo difícil o que incluso las labores que le encomiendan en la oficina sean duras. Pero también es cierto que con fuerzas suficientes, salud y una buena actitud podrá desempeñar cualquier misión.

Sin el trabajo ciertamente no podría asumir la vida y tampoco tendría la más mínima oportunidad de solucionar los pequeños y los grandes retos que la cotidianidad le depara.

Ese empleo que hoy tiene contribuye a ejercer su profesión y, sobre todo, a construir el mundo de hoy y el de mañana, entendido como su futuro inmediato.

Usted forja con sus propias manos el éxito que quiere. También hablo de que, en esa misión, aporta sus gotas de sudor y, en general, hace acopio de todas las fuerzas de su cuerpo y de su espíritu.

Hasta aquí estoy hablando de algo que todos aprendemos en carne propia. Me refiero al hecho de que el trabajo dignifica.

¡Nada más cierto que eso!

Pero su trabajo no es solo un medio para resolver sus problemas. Considero que hay otra fase de nuestro desempeño que, en últimas, tiene un significado más trascendente. Hablo de crecer como persona, como profesional y como ser humano.

¿Qué pretendo decir?

Sin que piense que soy un hombre interesado o un amante de tener ‘más y más’, sí creo que no se puede estar ‘a ras’ con los recursos.

Es cierto que se puede vivir con lo justo, pero en el mundo de hoy usted no se puede quedar esperando solo la quincena para pagar el arriendo y saldar otros gastos para que, en un abrir y cerrar de ojos, vuelva a quedar en ceros.

Padecer ese ciclo absurdo jamás será un sano hábito.

No le estoy planteando una ‘oda a la ambición’, pero sí es claro que la vida es algo más que trabajar y pagar cuentas.

Más que quejarse por lo que supuestamente le toca vivir, haga algo para salir de ese estado. Le planteo una sana actitud de cambio que le permita romper con la idea de vivir de ‘chichiguas’.

A menos de que pretenda seguir obteniendo los mismos resultados insípidos con su trabajo, esfuércese por progresar. Dele claridad y orden a lo que hace, enfóquese y vaya por lo que realmente es importante para usted.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 ventajas de estar sola
Muchas veces cuestionamos la soledad y la visualizamos como a un enemigo que nos quiere ver y hacer sentir débiles. Lo que no sabemos es que estar...
Publicidad
Publicidad