Jueves 06 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Cada quien ve la vida a su manera

¿Cómo asume su realidad y cómo enfrenta los problemas? ¿Adopta el rol de la víctima o afronta las situaciones con dignidad?
Archivo/VANGUARDIALIBERAL
¿Cómo afronta usted los problemas?
(Foto: Archivo/VANGUARDIALIBERAL)

Tratándose de nubes, cada quien echa a volar su imaginación y detecta en ellas las más variadas figuras.

¿Ha identificado esas formas cuando el cielo está surcado de tenues colores?

Al igual que nos pasa con las nubes, solemos percibir ‘imágenes’ o ‘situaciones’ entre nuestros agitados mundos.

A veces nos armamos unas ‘películas’ o visualizamos cosas o que jamás sucederán o que no son tan graves como parecen al principio. En otras ocasiones, por fortuna, nos embadurnamos de ideas halagüeñas.

Es evidente que todos reaccionamos de diferentes maneras, entre otras cosas, porque le damos diversos significados a lo que vemos en nuestro entorno.

La interpretación de lo que la gente observa está atada a sus creencias, a sus sensibilidades y en general a sus estados emocionales.

Por eso, en nuestro cielo cotidiano detectamos ‘nubes’ que son demasiado gruesas o densas como para que la luz o la claridad las atraviese.

Lo que pretendo decir es que en los problemas que nos surgen somos nosotros los que decidimos si los vemos grises, negros o blancos.

Dependiendo de ciertos factores, las ‘gotas de las nubes de nuestras angustias’ pueden convertirse en lluvias, granizos o nieves; o simplemente ellas llegan y en determinado tiempo se evaporan.

El asunto no se queda solo en la percepción que cada quien tiene de las cosas; la actitud que se asume también es personal.

Unos huyen del peligro, otros juegan con él; mientras unos se dejan llevar por la vida misma, otros se empeñan en ‘dirigirla a juro’; hay quienes optan por no complicarse, mientras que otros arman unos verdaderos enredos con sus quehaceres.

También habría que decir que cada quien ‘es’ o ‘no’ fuerte. Por ejemplo, para unos el umbral del dolor, ya sea físico o psíquico, se encuentra en un determinado grado, mientras que otra persona puede ser más o menos sensible.

¿A qué viene esta reflexión?

A que no podemos hacer que alguien modifique su realidad si no tiene conciencia de ello.

Porque para modificar nuestro entorno primero tenemos que tener la voluntad y la fortaleza necesarias para sacudirnos.

Si negamos la realidad nunca vamos a poder cambiarla.

Podemos soñar, pero si no trabajamos a la par con nuestras posibilidades concretas, la cruda realidad nos absorberá.

Finalmente quiero recordarle que debe tener claro que solo usted puede cambiar las cosas y para ello no hay que huir sino estar en contacto directo con la realidad.

Las fantasías no necesitan de su ayuda para cambiar, ellas se cambian solas.

¡Dios lo bendiga!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Buñuelos mexicanos
Una manera inusual de preparar buñuelos. Esta receta dulce de buñuelos mexicanos son una receta sencilla que encantará a grande y pequeños.
Publicidad
Publicidad